miércoles, 4 de noviembre de 2015

El Convenio colectivo como fuente del Derecho Laboral y su posición en la jerarquía de fuentes



Tanto en la legislación laboral como en el resto del ordenamiento jurídico el texto constitucional se sitúa en la cúspide, unifica el ordenamiento en su conjunto, y fija las reglas de las fuentes para la totalidad del mismo. Ahora bien, la legislación laboral, presenta peculiaridades, como el Convenio colectivo, que deben ser reflejadas.

Convenio colectivo y Derecho laboral

- El Convenio colectivo, fuente específica del Derecho del trabajo


La legislación laboral se caracteriza por la multiplicidad de fuentes que de manera simultánea regulan idénticas materias. Además la legislación laboral cuenta con una fuente específica que es el Convenio colectivo, el cual tiene un origen privado y contractual, resultado del libre acuerdo entre los representantes colectivos y de los trabajadores y empresarios, al que el ordenamiento español da el tratamiento de norma jurídica. El Convenio Colectivo tiene carácter de norma dual, tanto de norma como de contrato.

- El Convenio colectivo y su vigencia temporal


La fuerte influencia de los cambios económicos y sociales sobre la evolución de las relaciones laborales inciden sobre la vigencia de las normas laborales, muchas de ellas limitadas en el tiempo. Por ello, ciertas normas laborales nacen con una vigencia temporal determinada, tal como ocurre con todos los Convenios colectivos.

- Las normas laborales, normalmente enfocadas a sectores productivos, territorios geográfico o grupos profesionales específicos


Existen disposiciones concebidas para ser aplicadas al conjunto de las relaciones laborales, pero son más abundantes las normas aplicables sólo a concretos sectores productivos, territorios geográficos, grupos profesionales específicos, etc.

- ¿Cuáles son las fuentes del Derecho laboral?


El precepto de arranque de estudio del sistema de fuentes del Derecho Laboral, es el artículo 3 del Estatuto de los Trabajadores. Sin embargo, es un precepto imperfecto, insuficiente y con notables carencias técnicas que obliga a complementarlo con otras disposiciones.

Así, la lista de fuentes laborales quedaría completa con la siguiente relación de fuentes, ordenada atendiendo al principio de jerarquía normativa: la Constitución, los Tratados y Convenios Internacionales, los Reglamentos y Directivas comunitarias, las Leyes orgánicas y ordinarias laborales estatales, los Reglamentos laborales, los Convenios colectivos, el Contrato de trabajo y la Costumbre laboral.

----------

Imagen: RED CUMES | La red para profesionales del seguro