jueves, 8 de octubre de 2015

Caracteres del objeto del Derecho del Trabajo



El objeto del Derecho del Trabajo se encuentra regulado en el artículo 1.1 del Estatuto de Trabajadores, donde encontramos una serie de rasgos o notas características ("la presente Ley será de aplicación a los trabajadores que voluntariamente presten sus servicios retribuidos por cuenta ajena y dentro del ámbito de organización y dirección de otra persona, física o jurídica, denominada empleador o empresario"). Para que hablamos de trabajador por cuenta ajena hace falta que se den las siguientes notas características: voluntariedad, ajenidad, retribución y dependencia.

Derecho laboral o Derecho del trabajo

Estas notas nos definen los rasgos de una determinada forma de prestar servicios. Pero no sólo a esta prestación de servicios se dedica la legislación laboral. Hay normas laborales que se aplican a colectivos que no son trabajadores en el sentido literal de la palabra –los funcionarios públicos, p. ej.–, a los que se podrá aplicar, p. ej., normas como la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (el legislador laboral se dedica a regular el trabajo por cuenta ajena, pero no significa que haya determinadas normas con una esfera de aplicación más amplia).

- Voluntariedad en la prestación de servicios


Voluntariedad desde el punto de vista jurídico, que no económico –la necesidad económica no supone una vulneración de la voluntariedad; nadie se ve obligado a trabajar desde el punto de vista jurídico, aunque sí, en la gran mayoría de los casos, desde el punto de vista económico–.

+ La voluntariedad, expresión de la libertad


La voluntariedad, en la práctica, supone la prohibición del trabajo forzoso y, especialmente, la exclusión de cualquier expresión de esclavitud.

+ Verificación de la voluntariedad en la relación laboral


La voluntariedad debe verificarse tanto en el nacimiento de la relación laboral como durante el transcurso de la misma –así, puede el trabajador cesar en su actividad, concluir el contrato de trabajo, en cualquier momento y sin alegar causa justificativa–.

- Ajenidad: el trabajo por cuenta ajena


La significación y alcance de la ajenidad en la prestación de servicios ha sido explicada por la doctrina mediante diferentes teorías o tesis.

+ Teoría o tesis de los frutos


La teoría o tesis de los frutos, de M. Alonso Olea, entiende que el resultado del trabajo del empleado corresponde, por un contrato, al empleador o empresario.

+ Teoría o tesis del riesgo


Otra, la teoría del riesgo, de G. Bayón Chacón, significa que los riesgos de la actividad no son de cuenta del trabajador sino que son de cuenta del empresario –el trabajador tiene derecho a su salario independientemente de lo que suceda, no corre ese riesgo–.

+ Teoría o tesis de ajenidad en la utilidad patrimonial


La tercera teoría, de A. Montoya Melgar, es la que habla de la ajenidad en la utilidad patrimonial, de forma que del provecho de la actividad del trabajador no se beneficia el mismo, sino su empleador.

+ Teoría o tesis de la ajenidad en la titularidad de la organización


Conforme a esta teoría, que defiende I. Albiol Montesinos, el trabajador prestar sus servicios trabajando sobre materiales o utilizando cosas o instrumentos cuya titularidad no le pertenecen, lo que, según I. Albiol Montesinos, explica suficientemente el fenómeno de incorporación del resultado material del trabajo al patrimonio del titular efectivo.

+ Teoría o tesis de la ajenidad en el mercado


La tesis de la ajenidad en el mercado, de M. R. Alarcón Caracuel, parte de la idea de que lo que caracteriza a la producción capitalista es que se trata de una producción para el mercado, para un mercado anónimo y cada vez más amplio, y que solamente se conecta con los productores directos de bienes y servicios a través de un intermediario, el capitalista.

- La retribución de la prestación de servicios


En el mencionado artículo 1.1 del Estatuto de los Trabajadores, se establece que el trabajo debe llevarse a cabo, necesariamente, de forma "retribuida".

La retribución constituye la principal contraprestación que asume el empresario frente a un trabajador, no la única. Si no hay contraprestación, no hay prestación de servicio en lo que se refiere al Derecho del Trabajo, no hay relación laboral.

- Dependencia o subordinación jurídica del trabajador


La dependencia, o subordinación jurídica del trabajador, constituye el elemento definitorio más significativo, elemento clave de cualquier relación sometida al Derecho del Trabajo.

La dependencia supone que el trabajador no dice cómo hay que trabajar. Este se integra en una organización que dirige el empresario (la figura que organiza, de esta forma, no es el trabajador, sino el empresario).

La dependencia va a depender de la cualificación profesional y de la forma de organización empresarial.

+ Cualificación


El grado de cualificación o formación del trabajador, va a repercutir en el grado de sujeción a la dependencia. Por ejemplo: en una obra presta el servicio desde el peón o albañil hasta el arquitecto que ha diseñado la edificación; la dependencia del albañil es inversamente proporcional a su cualificación profesional, le van a dar muchas órdenes, no tantas al arquitecto.

+ Forma de organización empresarial


La dependencia dependerá también de la forma de organización de la empresa, pudiendo tener el trabajador una mayor o menor flexibilidad a la hora de desempeñar su actividad.

Aunque estas notas son fácilmente comprensibles, lo cierto es que la realidad tiende a ser más compleja.

----------

Apuntes de Derecho Laboral recopilados por Javier García de Tiedra González, basados en las lecciones magistrales de la profesora Dulce Soriano Cortés (Universidad de Cádiz), y complementados por el "Compendio del Derecho del Trabajo", de Jesús Cruz Villalón (páginas 31 - 37).