miércoles, 30 de septiembre de 2015

Sujetos de las normas de seguridad, en sede de prevención de riesgos laborales



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Análisis, de la mano de Alberto Freire, de los diferentes sujetos de las normas de seguridad, en relación con la prevención de riesgos laborales, a saber: el empresario, y el trabajador.

Trabajadores y normas de seguridad

- El empresario


El artículo 14.1. de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales nos dice que, en la relación de seguridad y salud, el empresario tiene el deber de protección frente a los riesgos laborales.

Configura al empresario como deudor de la seguridad y salud, principal obligado y garante de la seguridad y salud en la empresa.

Se trata de una “relación obligatoria básica” empresario-deudor/ trabajador-acreedor, basándonos en lo afirmado por Palomeque López.

El artículo 14.2 del Estatuto de los Trabajadores prescribe que esta obligación legal parte del derecho del trabajador a una protección eficaz -entendida en términos de prevención, no admitiéndose la protección a posteriori- y el deber de adoptar cuantas medidas a tal fin sean necesarias -no bastando con la mera adopción de las medidas, siendo necesaria la vigilancia-constatación de cumplimiento-resultados positivos.

Como consecuencia de un modelo de seguridad basado en la prevención por un lado, y en protección por otro, la obligación consiste en proporcionar un ambiente de trabajo seguro: exige al empresario que evite todos los riesgos desde la misma fase de concepción, diseño y organización del trabajo, y cuando aún subsistan riesgos se exige al empresario que adopte las medidas de protección oportunas.

No se le exige un ambiente de trabajo libre de todo tipo de riesgos, pero, si los hay por inevitable, que lo gestione adecuadamente para evitarlos para reducirlos al máximo y proteger la salud del trabajador.

+ Fundamento de la posición de deudor del empresario


. Respecto a un posible fundamento constitucional, habría de estar basado en el artículo 15 de la Constitución: aquel precepto que recoge el derecho a la vida y el derecho a la integridad física.

Antes esto, hay que decir que el titular de este derecho es el trabajador, entonces ¿por qué no se prevé la autotutela en materia de prevención de riesgos laborales?

. En cuanto al fundamento contractualista, la situación de subordinación, de sometimiento a la organización empresarial -vía artículo 38 de la Constitución-, no compagina con la autotutela.

El Tribunal Constitucional ha afirmado que el trabajador no puede controlar los riesgos en una situación de sometimiento y subordinación. De ser así, llevaría a un profundo desequilibrio. (Sentencia del Tribunal Constitucional 3/1983, 25 de junio).

. Debe entenderse empresario como concepto amplio. Implica la prestación de servicios para un tercero dentro de su poder de organización, lo que lleva a un concepto más amplio que el del ámbito laboral, abarcando tanto a trabajadores por cuenta ajena como a otros sujetos.

+ Contenido de la deuda preventiva del empresario: sus obligaciones


Se regulan en el capítulo III de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales:

A) Por un lado, atribución de una obligación general de seguridad y de garantía de la seguridad y la salud “en todos los aspectos relativos al trabajo” (como prescribe el artículo 14.2 de la citada ley).

B) Por otro lado, obligaciones específicas.

Estas pueden ser instrumentales -que guían al empresario hacia el cumplimiento de la obligación general- a las que el empresario ha de dar cumplimiento (plan de prevención, evaluación de los riesgos, planificación, información, formación, consulta y participación, organización y medios). Se clasifican en materiales y orgánicas.

Por otro lado, la obligación de cumplimiento de la normativa preventiva implica el cumplimiento de las normas específicas del sector u actividad con riesgos específicos.

C) La actuación empresarial ha de venir regida por los principios de acción preventiva.

+ El empresario: pluralidad de sujetos


. Supuestos:

* Empresas de Trabajo Temporal -ETT- (Ley 14/1994, 1 de junio).

* Contratación de obra o servicios:

Contrata y subcontrata (artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores).

Trabajadores Autónomos.

+ Servicios de prevención (artículos 30 y 31 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y los capítulos III y IV del Reglamento de Prevención de Riesgos Laborales)


. Concepto (recogido en el artículo 31.2 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales): “Se entenderá como servicio de prevención el conjunto de medios humanos y materiales necesarios para realizar las actividades preventivas a fin de garantizar la adecuada protección de la seguridad y la salud de los trabajadores, asesorando y asistiendo para ello al empresario, a los trabajadores y a sus representantes y a los órganos de representación especializados”.

. Fundamento: Derivado de la Directiva Marco 89/391 y del artículo 14.2 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Forma parte del deber de protección del empresario disponer de una organización y medios que le permita cumplir con el deber de protección de la seguridad y salud de los trabajadores.

. Regulación: Se regula en el Capítulo IV de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y en el Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, que aprueba el Reglamento de Servicios de Prevención -que ha sufrido dos reformas: en 2006 (Real Decreto 604, de 17 de enero) y en 2010 (Real Decreto 337, 19 de marzo)-.

. Finalidad: proporcionar asesoramiento y asistencia técnica al empresario, a los trabajadores y representantes (vía artículo 10 del Reglamento de Servicios de Prevención), aunque son verdaderos ejecutores de las medidas preventivas.

El artículo 31.3 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales nos dice que estos servicios deben proporcionar:

a) El diseño, implantación y aplicación de un plan de prevención de riesgos laborales que permita la integración de la prevención en la empresa.

b) La evaluación de los factores de riesgo que puedan afectar a la seguridad y la salud de los trabajadores en los términos previstos en el artículo 16 de esta Ley.

c) La planificación de la actividad preventiva y la determinación de las prioridades en la adopción de las medidas preventivas y la vigilancia de su eficacia.

d) La información y formación de los trabajadores, en los términos previstos en los artículos 18 y 19 de esta Ley.

e) La prestación de los primeros auxilios y planes de emergencia.

f) La vigilancia de la salud de los trabajadores en relación con los riesgos derivados del trabajo.

Estos servicios de prevención no liberan de sus obligaciones preventivas a la empresa.

Los servicios de prevención tendrán carácter interdisciplinario, entendiendo como tal la conjunción coordinada de dos o más disciplinas técnicas o científicas en materia de prevención de riesgos laborales (como indican el artículo 31.4 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y el artículo 10.3 del Reglamento de Servicios de Prevención).

+ Modalidades de organización de los Servicios de Prevención


Se regulan en los Artículos 30 y 31 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y el artículo 10 del Reglamento de Servicios de Prevención.

. Los criterios para la elección de la modalidad se recogen en el artículo 31.4 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales:

Tamaño de la empresa.

Riesgos existentes (peligrosidad de las actividades).

Distribución de riesgo en la empresa.

Cabe incluso recurrir a varias modalidades.

. Asunción personal por parte de la empresa de estos servicios.

Modalidad dirigida a las PYMES (Pequeñas y Medianas Empresas).

Dimensión de la empresa: hasta 10 trabajadores o hasta 25 trabajadores “siempre cuando el empresario disponga de un solo centro de trabajo” (como indica el artículo 30.5 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que deriva de la Ley 14/2013, de 27 septiembre, de Apoyo a los emprendedores).

Que las actividades de la empresa no entren dentro de las actividades peligrosas previstas en Anexo I del Reglamento de Servicios de Prevención.

Que el empresario desarrolle de forma habitual su actividad profesional en el centro de trabajo.

Que el empresario tenga capacidad para asumir las funciones previstas en el Capítulo IV del Reglamento de Servicios de Prevención.

Contar con la formación suficiente en materia preventiva (como prescribe el artículo 35 del Reglamento de Servicios de Prevención: tres niveles de cualificación; básico, intermedio y superior).

Los empresarios no asumen servicios vigilancia de la salud (indicado por el artículo 11.2 del Reglamento de Servicios de Prevención).

. Designación de uno o varios trabajadores para el cometido.

Modalidad obligatoria ante la ausencia de elección de las restantes modalidades por la empresa (artículo 12.2 del Reglamento de Servicios de Prevención).

Regulación: artículo 30.1 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y artículos 12 y 13 del Reglamento de Servicios de Prevención.

Han de ser trabajadores de la empresa o contratados para llevar a cabo la función preventiva que pueden compaginar con otra actividad laboral en la empresa.

Exigencia (artículo 13.1 del Reglamento de Servicios de Prevención): que el trabajador o trabajadores designados cuenten con capacitación en atención a la función a desempeñar (de nuevo, mención a los tres niveles de cualificación).

Designación: corresponde al empresario, así como el número de trabajadores designados. También los medios y tiempo de que dispone.

Aceptación en base al principio de buena fe. Polémico en cuanto a la movilidad funcional.

Equipara en garantías a los representantes unitarios, que comentamos escuetamente: la ventaja del expediente contradictorio; prioridad de permanencia en la empresa; ausencia de sanción ni despedido por acciones relacionadas con las funciones encomendadas; derecho de opción por readmisión o indemnización.

. Constitución de un Servicio de Prevención propio.

Concepto: una unidad organizativa específica de la empresa con estructura interna propia que se constituye en el sistema preventivo de la misma (artículo 15.1 del Reglamento de Servicios de Prevención).

* Procede:

El artículo 31.1 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales señala que procede ante la insuficiencia de la designación de trabajadores.

El artículo 14 del Reglamento de Servicios de Prevención no exige tal insuficiencia. Establece que el empresario está obligado a constituir un servicio de prevención propio cuando concurra alguno de los siguientes supuestos:

a) Que se trate de empresas que cuenten con más de 500 trabajadores.

Cómputo: no hacer diferenciación si la norma no la hace. Sólo el Real Decreto 216/1999 debe servir respecto al cómputo. En cuanto a las Empresas de Trabajo Temporal -ETTs-: se debe usar el promedio mensual en el año (como prescribe el art. 6.1 de dicha norma).

b) Que, tratándose de empresas de entre 250 y 500 trabajadores, desarrollen alguna de las actividades incluidas en el anexo I, del que hablamos anteriormente, del Reglamento citado.

c) Que, tratándose de empresas no incluidas en los apartados anteriores, así lo decida la autoridad laboral (ante la peligrosidad o siniestralidad particular del centro de trabajo).

Exigencias (artículo 15 del Reglamento de Servicios de Prevención):

Carácter interdisciplinar: al menos 3 disciplinas. Por ejemplo, Medicina de Trabajo, Psicología Aplicada, Ergonomía etc.

Medios humanos: Técnicos trabajadores de la empresa cuya actividad es exclusivamente preventiva (artículo 15.1 del Reglamento de Servicios de Prevención).

Medios materiales: instalaciones, instrumentos etc.

Memoria y programación anual (prescrito en el artículo 15.5 del citado reglamento).

+ Concierto de un Servicio de Prevención ajeno o externo (artículos 16 a 18 del Reglamento de Prevención)


. El empresario viene obligado a recurrir a uno o varios servicios de prevención ajenos cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:

a) Que la designación de uno o varios trabajadores sea insuficiente para la realización de la actividad de prevención y no concurran las circunstancias que determinan la obligación de constituir un servicio de prevención propio.

b) Que en el supuesto de la peligrosidad de la actividad desarrollada o de la frecuencia o gravedad de la siniestralidad en la empresa no se haya optado por el Servicio de Prevención Propio.

c) Que no se haya cubierto la prevención por el empresario (artículo 11 del Reglamento de Prevención) o se haya producido una asunción parcial de la actividad preventiva con el Servicio de Prevención Propio (artículo 15.4 del Reglamento de Prevención).

. Se regula en los artículos 30.1 y 31. 5 de la de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y los artículos 10.2 y 16 del Reglamento de Servicios de Prevención.

. El artículo 20 del Reglamento de Servicios de Prevención regula el concierto por escrito de la prestación del servicio. Se trata de compromisos del Servicio de Prevención Ajeno y de la empresa. Contenido mínimo del concierto:

Identidad de la entidad de servicio de prevención ajeno que se contrata.

Identidad de la empresa y sus centros de trabajo.

Especialidad o especialidades objetos del concierto (seguridad en el trabajo, higiene industrial, ergonomía y psicosociología aplicada).

Compromiso del Servicio de Prevención Ajeno: revisar los riegos, controlar el cumplimiento del plan de prevención de riegos, realizar una memoria anual de actividades, etc.

Compromiso de la empresa: informar sobre los riesgos, las actividades de coordinación, daños acaecidos etc.

Condiciones económicas del servicio.

Reflejar aspectos no cubiertos.

Asesoramiento del Servicio de Prevención Ajeno al empresario (artículo 31.3 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales), trabajadores, representantes de los trabajadores y órganos especializados.

. El artículo 22 del Reglamento de Prevención prohíbe que las Mutuas de Accidentes de Trabajo sean Servicios de Prevención Ajenos.

. Para más información, escrutad la Disposición Adicional 6ª de la Ley 32/2010, de 5 agosto. Además, es de interés, para quien quiera saber más, la Resolución de 5 de noviembre de 2010, de la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social.

+ Servicio de prevención mancomunado (regulado en el artículo 21 del Reglamento de Prevención y el Real Decreto 337/2010)


Podrán constituirse servicios de prevención mancomunados entre aquellas empresas que desarrollen simultáneamente actividades en un mismo centro de trabajo, edificio o centro comercial.

Por negociación colectiva o mediante los acuerdos a que se refiere el artículo 83, apartado 3, del Estatuto de los Trabajadores, o, en su defecto, por decisión de las empresas afectadas, podrá acordarse, igualmente, la constitución de servicios de prevención mancomunados entre aquellas empresas pertenecientes a un mismo sector productivo o grupo empresarial o que desarrollen sus actividades en un polígono industrial o área geográfica limitada.

No es posible en empresas que tengan obligación legal de disponer de un servicio de prevención propio no podrán formar parte de servicios de prevención mancomunados constituidos para las empresas de un determinado sector aunque sí de los constituidos para empresas del mismo grupo.

Resulta obligado consultar a los representantes de los trabajadores.

Debe contar con, al menos, tres especialidades.

* Requisitos:

Coincidencia de empresarios en un mismo centro de trabajo (al ser una comunidad de riesgo; con la consiguiente exigencia de coordinación).

Proximidad geográfica, identidad productiva o pertenencia a un grupo empresarial (sector productivo, polígono industrial o centro comercial).

Son unos requisitos similares a los existentes para los Servicios de Prevención ajenos.

Empresario y prevencion de riesgos laborales

- El trabajador


Lo introducimos, aunque lo veremos ampliamente en un artículo posterior.

. Lo establecido respecto al ámbito subjetivo de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (vía artículo 3 de la mencionada norma).

. Trabajadores con condiciones especialmente sensibles a determinados riesgos (que ya analizaremos en profundidad en próximos trabajos):

La maternidad, el parto y la lactancia.

La edad. Los menores.

Trabajadores temporales y vinculados a empresas de trabajo temporal.

Al trabajador se le articula como un acreedor del derecho a una protección eficaz, pero también del deber de seguridad en el trabajo.

Derecho: lo recogen los artículos 4 y 19 del Estatuto de los Trabajadores, y el artículo 15.4 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Respecto al deber: se encuentra recogido en los artículos 5 y 19.2 del Estatuto de los Trabajadores y el artículo 29 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

----------

Fuente:
Nociones obtenidas en la asignatura “Prevención de Riesgos Laborales”, en el Grado de Derecho en la Universidad de Cádiz, impartida por la profesora Fernández Díaz.

----------

Alberto Freire
Alberto Freire es graduado en Derecho por la Universidad de Cádiz.