miércoles, 11 de marzo de 2015

La jubilación parcial: anticipada, postergada y flexible



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Según el artículo 166 de la Ley General de la Seguridad Social, es jubilación parcial aquélla que se compatibiliza con un contrato de trabajo que entraña la reducción del tiempo de trabajo en relación con «un trabajador a tiempo completo comparable», con la consiguiente disminución proporcional, respecto de las cuantías ordinarias, tanto del salario como de la correspondiente pensión de jubilación. A la jubilación parcial se puede acceder desde dos situaciones: antes del cumplimiento de la edad ordinaria de jubilación, o después del cumplimiento de la misma (no es aplicable a los funcionarios públicos).

Jubilacion parcial y Derecho de la Seguridad Social

- Jubilación anticipada parcial


Con carácter general, la modalidad de jubilación anticipada parcial no puede imponerse al trabajador ni por la empresa ni por la negociación colectiva, sino que se requiere acuerdo con la empresa y el cumplimiento del resto de requisitos legales.

La jubilación parcial a una edad inferior a la ordinaria de jubilación se condiciona al cumplimiento de una amplia serie de requisitos: que el trabajador preste servicios a tiempo completo, una edad mínima, antigüedad en la empresa, montante de la reducción de jornada, período de carencia mínimo y celebración de un contrato de relevo en unas determinadas condiciones. Más concretamente la edad mínima ha de ajustarse al cuadro establecido en el artículo 166.2) a) de la Ley General de la Seguridad Social, en el que se fija una escala compleja que diferencia entre las edades mínimas según el tiempo de cotización acreditado. En segundo lugar se exige una antigüedad en la empresa de al menos seis años, período que debe ser inmediatamente anterior a la fecha de la jubilación parcial. En tercer lugar, el l período de cotización exigido debe ser al menos de treinta y tres años en la fecha del hecho causante de la jubilación parcial, período que se reduce a 25 años, en el supuesto de persona con discapacidad en grado igual o superior al 33% [artículo 166.2 d) de la Ley General de la Seguridad Social]. En cuarto lugar, la reducción de jornada del trabajador a tiempo completo debe oscilar entre un 25 y un 50% en relación con un trabajador «a tiempo completo comparable», aunque puede llegar al 75% cuando el trabajador relevista sea contratado por tiempo indefinido y a jornada completa, siempre que se acredite el resto de requisitos. La reducción del tiempo de trabajo implica una minoración del salario, pero no de la base de cotización.

Cuando el trabajador acceda a la jubilación parcial a una edad real inferior a la edad ordinaria de jubilación, la empresa deberá concertar, simultáneamente, un contrato de relevo con otro trabajador, desempleado e inscrito en la correspondiente Oficina de Empleo o que tenga con la empresa concertado un contrato de duración determinada, con objeto de sustituir la jornada de trabajo dejada vacante por el trabajador que se jubila parcialmente. El contrato de relevo deberá tener, al menos, una duración equivalente al tiempo que reste al trabajador relevado para su jubilación ordinaria. Cuando se opere una reducción de jornada del 75% por haber sido contratado un relevista a tiempo completo y por tiempo indefinido, deberá mantenerse dicho contrato al menos durante una duración igual al resultado de sumar dos años al tiempo que le falte al trabajador sustituido para alcanzar la edad de jubilación ordinaria, de modo que si el contrato se extingue antes de alcanzar esa duración mínima el empresario queda obligado a celebrar un nuevo contrato en los mismos términos del extinguido, por el tiempo restante, y en caso de incumplimiento de dichas condiciones el empresario será responsable del reintegro de la pensión que haya percibido el pensionista a tiempo parcial (artículo 166.2 de la Ley General de la Seguridad Social, párrafo f).

- Jubilación parcial postergada


El acceso a la jubilación parcial a partir del cumplimiento de la edad ordinaria de jubilación (la que se desprende del artículo 161.1.a y la DT 20ª de la Ley General de la Seguridad Social) tan sólo requiere dos requisitos: reunir los requisitos para causar derecho a pensión de jubilación y reducir la jornada de trabajo entre un 25 y un 50% (en relación con la de «un trabajador a tiempo completo comparable»), «sin necesidad de la celebración simultánea de un contrato de relevo» (artículo 166.1 de la Ley General de la Seguridad Social y artículo 10 del Real Decreto 1131/2002), aunque es posible.

- Jubilación flexible


Según el artículo 5 del Real Decreto 1132/2002, jubilación flexible es “la derivada de la posibilidad de compatibilizar, una vez causada, la pensión de jubilación con un trabajo a tiempo parcial, dentro de los límites de jornada a que se refiere el artículo 12.6 del Estatuto de los Trabajadores”. En realidad, la jubilación flexible es una manifestación particular de la jubilación parcial o gradual si bien el beneficiario no es un trabajador que continúa en activo pero con jornada reducida, sino un beneficiario de una modalidad de pensión de jubilación completa que decide retornar a la vida activa.

Al igual que en toda jubilación parcial, la jubilación flexible como regla general conlleva una minoración en la cuantía de la pensión en proporción inversa a la reducción aplicable a la jornada de trabajo del pensionista y en relación con un trabajador a tiempo completo comparable (en los términos del artículo 12.1 del Estatuto de Trabajadores). Ello supone en definitiva una suspensión parcial en el percibo de la pensión de jubilación, que produce efectos desde el inicio de la correspondiente actividad.