domingo, 1 de marzo de 2015

Duración y cuantía de la prestación por desempleo



El sistema va a fijar la cuantía de la prestación por desempleo teniendo en cuenta un doble orden de consideraciones: en primer lugar y con el fin de dar una protección real, la prestación de empleo no puede ser demasiado baja y alejarse de los salarios, el objetivo del porcentaje decreciente responde a una política de ahorro en el gasto y que trata de que el trabajador no se acomode en la nueva situación protegida por el sistema no se vea motivado a buscar empleo. Sin embargo es evidente que esta medida rompe en el plano técnico con el principio de proporcionalidad y desde luego el paso del tiempo no disminuye el estado de necesidad.

Duracion de la prestacion por desempleo

La base reguladora se determinará sobre las BC recientes; paralelamente la prestación no puede tener un nivel demasiado alto, a fin de no debilitar la voluntad del desempleado de encontrar un nuevo empleo, por ello se aplica un determinado porcentaje a la base reguladora, porcentaje que decrece cuando avanza la prestación.

- Determinación de la base reguladora de la prestación por desempleo


La base reguladora de la prestación por desempleo será el promedio de las bases de cotización por la contingencia de desempleo correspondientes a los últimos 180 días precedentes al día en que se haya producido la situación legal de desempleo o al día en que cesó la obligación de cotizar. En el cálculo de la base reguladora se excluye la retribución por horas extraordinarias, con independencia de su inclusión en la base de cotización por esta contingencia (artículo 211 de la Ley General de la Seguridad Social).

- Porcentajes a aplicar a la base reguladora y topes en la prestación por desempleo


+ Porcentajes


El porcentaje varía en función de la duración de la prestación, por lo que la cuantía no es uniforme para todo el período. Dos tramos:

. 70% durante los primeros 180 días.

. 50% a partir del día 181 hasta su extinción (porcentaje establecido por el artículo 17 del Real Decreto-Ley 20/2012, 13 julio).

+ Topes


Otra de las singularidades que presenta esta prestación económica en relación con su cuantía tiene que ver con el hecho de que, una vez determinada conforme a los parámetros ya indicados, está sometida a un tope mínimo; mínimos que, en contrapartida a la reducción experimentada por el porcentaje aplicable a la base reguladora a partir de los 180 días, han experimentado un ligero incremento (Real Decreto-Ley 20/2012) Así, según que el trabajador tuviera o no hijos a su cargo, dicho porcentaje se sitúa en el 107% o en el 80% del Indicador económico público denominado “Indicador público de rentas de efectos múltiples (IPREM) Lo mismo cabe decir respecto del límite fijado, respectivamente, en el 175% y el 225% .

La cuantía de la prestación finalmente percibida por el beneficiario se ve reducida por la retención del IRPF, así como por el pago de la cotización a la seguridad social que la entidad gestora descuenta al trabajador desempleado en el momento del abono efectivo.

De otra parte, la protección frente a la pérdida de un empleo supone además como se ha indicado, el abono de la aportación empresarial correspondiente a las cotizaciones obligatorias al sistema de seguridad social.