viernes, 20 de febrero de 2015

Requisitos del hecho causante para el acceso a la prestación contributiva de desempleo



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Son cuatro los requisitos recogidos en el artículo 207 de la Ley General de la Seguridad Social para acceder a la prestación contributiva de desempleo.

Busqueda de empleo y acceso a prestacion por desempleo

- Requisito general de la afiliación/alta o situación asimilada al alta


Se consideran situaciones asimiladas al alta las citadas en el artículo 2 del Real Decreto 625/1985. De la lectura del citado artículo se observa, que junto a las clásicas se mencionan dos novedosas: retorno de trabajadores emigrantes y liberados por cumplimiento de condena o libertad condicional. Por otra parte, hay que recordar que el desempleo es una de las contingencias respecto de las cuales opera el principio de alta presunta o de pleno derecho y consiguientemente el de automaticidad de las prestaciones (artículo 220 de la Ley General de la Seguridad Social).

- Período mínimo de cotización de 360 días


Tener cubierto un período mínimo de cotización de 360 días, dentro de los seis años anteriores a la situación legal de desempleo o al momento en que cesó la obligación de cotizar, - por ejemplo situación asimilada al alta, como pueda ser la excedencia por cuidado de hijos, en las que el trabajador pierde el empleo - (artículo 207 b).

No se computarán:

Las cotizaciones que hayan sido computadas para el reconocimiento de un derecho anterior, tanto de nivel contributivo como asistencial. No se considera derecho anterior la situación prevista en el artículo 45.1.n del Estatuto de Trabajadores (víctimas de violencia de género)(artículo 210.2).

El período que corresponde a las vacaciones retribuidas y no disfrutadas con anterioridad a la terminación de la relación laboral se computará como período de cotización (artículo 210.4).

- Encontrarse en situación legal de desempleo, acreditar disponibilidad para buscar activamente empleo y para aceptar colocación adecuada a través de la suscripción del llamado compromiso de actividad


Situación perfectamente definida en el artículo 208 de la Ley General de Seguridad Social siendo posible diferenciar entre: a) situaciones en las que tiene lugar la extinción del contrato. Es el caso de la expiración del tiempo convenido o realización de la obra concertada, siempre que no sean alegadas por el trabajador; de la resolución empresarial durante el período de prueba; de la resolución unilateral del trabajador en aquellos supuestos motivados por decisiones empresariales perjudiciales a sus intereses (supuestos de modificación sustancial de condiciones de trabajo); b) suspensión o la reducción de jornada contractual bien por decisión del empresario al amparo del artículo 47 del Estatuto de Trabajadores (suspensión o reducción de jornada por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción) bien por resolución judicial adoptada en el marco de un proceso concursal, o bien por ser víctimas de violencia de género.

Respecto del compromiso de actividad (artículo 231.2 de la Ley General de la Seguridad Social): El beneficiario deberá acreditar que busca activamente empleo, como presupuesto no sólo del nacimiento del derecho sino del mantenimiento del mismo. Para garantizar este deber se le exige que exprese por escrito esta plena disponibilidad para encontrar empleo.

Se entenderá por compromiso de actividad el que adquiera el solicitante o beneficiario de las prestaciones de buscar activamente empleo, aceptar una colocación adecuada y participar en acciones específicas de motivación, información, orientación, formación, reconversión o inserción profesional para incrementar su ocupabilidad, así como de cumplir las restantes obligaciones previstas en este artículo.

El compromiso de actividad no solo se exige en positivo sino también en negativo: se prohíbe rechazar una oferta adecuada de empleo, bajo “sanción” de pérdida o extinción del derecho. Se entiende por colocación adecuada (231.3 de la Ley General de la Seguridad Social) modificado por la Ley 45/2002: aquélla que se corresponda con la profesión demandada por el perceptor de la prestación y también su profesión habitual, así como cualquier otra que se adapte a sus aptitudes físicas y formativas. En todo caso se entenderá la coincidente con su última actividad laboral desempeñada, siempre que su duración sea igual o superior a tres meses. Conforme va pasando el tiempo de percepción de la prestación de desempleo, el Servicio Público de Empleo cuenta con más margen de decisión respecto de lo que ha de entenderse por colocación adecuada. Transcurrido un año de percepción de las prestaciones, además de las profesiones anteriores, podrán ser consideradas adecuadas otras colocaciones que a juicio del Servicio Público de Empleo puedan ser ejercidas por el trabajador que deberá tener en cuenta las circunstancias profesionales y personales del desempleado, así como la conciliación de su vida familiar y laboral, el itinerario de inserción fijado, las características del puesto de trabajo, la existencia de medios de transporte, así como las características de los mercados locales de empleo.

- No haber cumplido la edad ordinaria que se exija en cada caso para causar derecho a la pensión contributiva de jubilación


Salvo que el trabajador no tuviera acreditado el período de cotización requerido para ello, o se trate de supuestos de suspensión de relaciones laborales o reducción de jornada autorizados por resolución administrativa. Se trata de una coerción indirecta a la jubilación de dudosa constitucionalidad; en resumidas cuentas el desempleado que cumple la edad de jubilación que pierde su empleo se le impide obtener la prestación de desempleo a la que por sus cotizaciones tendría derecho y, consiguientemente, se le obliga a solicitar la pensión de jubilación. Y, por otra parte, incide en la cuantía de la pensión de jubilación al evitar acumular algunos meses más de cotización que pueden determinar la subida de dos puntos en la escala de porcentaje de pensión de jubilación.