lunes, 16 de febrero de 2015

Introducción a la protección por desempleo



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

En la actual sociedad la protección institucional del desempleo se erige en una de las claves del Estado del Bienestar, en paralelo a la instrumentación de políticas activas de empleo cada vez más diversificadas. La relevancia jurídico-política del tema explica que el artículo 41 de la Constitución haya situado entre las prioridades de las acciones a emprender por los poderes públicos un régimen de Seguridad social para todos los ciudadanos, que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo.

Proteccion por desempleo

- Sucesivas modificaciones del sistema de protección social frente al desempleo en España


A lo largo de los últimos años, el sistema de protección social frente al desempleo ha experimentado en nuestro país repetidas modificaciones. Actualmente el régimen jurídico de la prestación por desempleo se encuentra regulado en los artículos 203 a 233 de la Ley General de la Seguridad Social. Se trata de una materia que se ha visto sometida a continuas modificaciones. Así, Desde la Ley 31/84 de 2 de agosto que derogó el Título II de la Ley 51/80 de 8 de octubre, Ley Básica de Empleo, hasta la actual regulación se han producido repetidos cambios normativos.

- Rasgos a destacar a partir del proceso de reforma de la última década


Interesa destacar dos rasgos que resultan ser claves sobre todo a partir del proceso de reforma experimentado durante la última década:

+ La protección no se limita al reconocimiento de prestaciones de contenido económico


De un lado, el hecho de que su protección no sólo se limita al reconocimiento de prestaciones de contenido económico, sin duda imprescindible para hacer frente a la situación de necesidad que representa el cese de ingreso, sino que además dicha protección se organiza de forma que el sujeto alcance mejores niveles de empleabilidad, esto es se trata de proporcionar oportunidades de formación y empleo que permita al desempleado encontrar empleo en el menor tiempo posible. Esta nueva configuración se ha traducido en una mayor presencia de ciertos rasgos en la configuración de la prestación, entre otros, el que representa la búsqueda activa de empleo, la suscripción del denominado compromiso de actividad o una mayor diversidad de acciones específicas de formación.

+ Singularidad de su configuración dual: dos niveles de protección (contributivo y asistencial)


Otro rasgo de esta prestación viene representado por la singularidad de su configuración dual, distinguiéndose dos niveles de protección, el contributivo y el asistencial. En efecto, la protección por desempleo se estructura en un doble nivel, contributivo y asistencial, ambos de carácter público y obligatorio (artículo 204 de la Ley General de la Seguridad Social). Dentro del nivel contributivo se encuentra la denominada prestación por desempleo que se concibe, como una renta sustitutiva de la renta salarial dejada de percibir mediante el otorgamiento de unas cantidades que están en función de esa renta anterior. El nivel asistencial otorga lo que se ha identificado con la ambigua expresión subsidio de desempleo, y además se integra en este nivel, con singularidades la renta activa de inserción. Se intenta subvenir la situación de necesidad del trabajador desempleado mediante el otorgamiento de una cantidad fija. No es, pues, una renta de sustitución sino una renta de subsistencia. No obstante, pese a su configuración asistencial, pues actúa únicamente en los casos de necesidad real debidamente acreditada, carente de empleo y de ingresos por encima del citado límite, no se trata de un nivel de protección completamente desligado del contributivo, pues salvo contadas excepciones, el subsidio se concede sólo a quienes previamente han agotado una prestación contributiva, o han cotizado durante un período mínimo que es insuficiente para acceder a la prestación contributiva.