martes, 17 de febrero de 2015

Protección por desempleo: concepto



El artículo 203 de la Ley General de la Seguridad Social define la contingencia de desempleo como aquella en que se encuentran quienes, pudiendo y queriendo trabajar, pierdan su empleo o vean reducida su jornada ordinaria de trabajo.

Desempleo protegido y Seguridad Social

- Elementos del desempleo protegido en nuestro sistema de Seguridad Social


En esta definición legal se contienen los tres elementos que distinguen el desempleo protegido por nuestro actual sistema de Seguridad Social, a saber:

+ Aptitud para el trabajo


La carencia de empleo no es debida a una discapacidad de índole física o psíquica real (incapacidad) o presunta (jubilación). El desempleado es, en términos generales, apto para el trabajo, aunque quizás su dificultad para encontrar empleo pueda, en ocasiones, estar influida por determinadas carencias formativas. Y, por otra parte, el desempleado ha cumplido la edad mínima legal para poder trabajar; tampoco está afectado, pues por ningún impedimento jurídico.

+ Voluntariedad


El desempleado no es el ocioso voluntario, sino aquel que busca trabajo y no lo encuentra. Este manifiesta su voluntad de trabajar a través de la inscripción como demandante de empleo en la Oficina de Empleo correspondiente, manifestándose con ello su compromiso de actividad, cuando llegue el caso, a través de su no rechazo de una hipotética oferta de empleo.

+ Pérdida o reducción del empleo


Nuestro sistema protege solamente el desempleado que busca explícitamente trabajo que habiendo tenido uno lo ha perdido, total o parcialmente. Sobre esta base quedan desprotegidos los demandantes del primer empleo. Se pretende que quien obtenga la prestación por desempleo haya cotizado previamente al sistema, lo que constituye una manifestación más del carácter fuertemente contributivo de éste.