domingo, 8 de febrero de 2015

Cálculo de la cuantía y contenido de las prestaciones por incapacidad permanente



Las prestaciones van a depender, en su modalidad y cuantía, del grado de incapacidad declarado y de la base reguladora del sujeto causante.

Prestaciones por incapacidad permanente

La base reguladora (BR) es un promedio de las bases de cotización referidas a un período de tiempo variable que presenta cierta complejidad. Así, salvo para la incapacidad permanente parcial que da derecho a una indemnización equivalente a veinticuatro mensualidades de la base reguladora que sirvió para el cálculo del subsidio de incapacidad temporal del que se deriva la incapacidad, para el resto de las situaciones de incapacidad no existe una base reguladora común ya que dependen tanto del grado de incapacidad como del tipo de riesgo que la haya provocado.

- Reglas relativas a la base reguladora


Pueden señalarse las siguientes reglas:

+ Cuando la incapacidad permanente, de cualquier grado, deriva de riesgos profesionales la base reguladora es igual al promedio de los salarios reales de los últimos 12 meses de trabajo efectivo

+ Si la incapacidad tiene su origen en una enfermedad común y el trabajador está en alta, o en los casos de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez derivada de riesgos comunes cuando el trabajador no está dado de alta la base reguladora será igual al promedio de las 96 bases de cotización anteriores al hecho causante partido por 112.

+ Si la incapacidad procede un accidente no laboral, en cualquiera de sus grados y el trabajador está en alta la base reguladora será igual al promedio de las 24 bases de cotización elegidos dentro de los siete años anteriores al hecho causante partido de 28.

- Singularidad de la base reguladora de la situación de incapacidad permanente derivada de enfermedad común


Además de estas reglas y como un claro reforzamiento del principio contributivo, la determinación de la base reguladora de la situación de incapacidad permanente derivada de la enfermedad común presenta la singularidad siguiente: una vez calculada la base reguladora conforme a las reglas expuestas, habrá de aplicársele un porcentaje a dicha base reguladora en función de los años de cotización que el trabajador acredite establecido en una escala que es la misma que se aplica, como se verá, a la base reguladora de la pensión de jubilación. De forma que el mínimo será el 50%, si el tiempo de cotización del incapaz es de quince años o menos, incrementándose de forma regular por cada año de cotización adicional; en todo caso, una regla que atenúa este impacto de la contributividad es la de considerar cotizados los años que resten al interesado desde la actualización del hecho causante (declaración de incapacidad permanente) y el cumplimiento de la edad ordinaria de jubilación vigente en cada momento.

- Prestaciones contempladas en la Ley General de la Seguridad Social


Establecida la base reguladora de la prestación, conforme a las reglas anteriores habrá de aplicarse un porcentaje determinado en función del grado de incapacidad. En este sentido el abanico de prestaciones contemplado en el artículo 139 de la Ley General de la Seguridad y preceptos concordantes es el siguiente:

+ La incapacidad permanente parcial le corresponde una cantidad a tanto alzado.

+ La incapacidad permanente total genera una pensión vitalicia, que podrá excepcionalmente ser sustituida por una indemnización a tanto alzado cuando el beneficiario fuese menor de sesenta años. Cuando el sujeto se encuentre en incapacidad permanente total y haya cumplido 55 años y se presuma la dificultad de obtener empleo en actividad distinta de la habitual anterior su pensión se incrementa en un determinado porcentaje.

+ Si el trabajador fuese calificado de gran inválido, tendrá derecho a un incremento a fin de que el inválido pueda remunerar a la persona que le atienda o a prestación en especie equivalente.

Más extensamente:

+ Incapacidad Permanente parcial


Consistirá en una indemnización equivalente a 24 mensualidades de la base reguladora que haya servido para determinar la prestación por incapacidad temporal; En los casos incapacidad permanente total, cualificada, absoluta o gran invalidez la prestación consiste en una pensión vitalicia (artículo 139 de la Ley General de la Seguridad Social, aplicando un porcentaje sobre la base reguladora:

+ Incapacidad permanente total


El porcentaje aplicable a la base reguladora es del 55% previéndose la posibilidad excepcional de sustituir la pensión de Incapacidad permanente total por una indemnización a tanto alzado, cuando el beneficiario sea menor de 60 años de edad.

+ Incapacidad permanente cualificada


Da lugar a una pensión igual a la incapacidad permanente total incrementada, en el porcentaje que reglamentariamente se determine (artículo 139.2 p.2º Ley General de la Seguridad Social). El incremento es del 20%, por tanto le corresponde el 75% de la base reguladora que se podrá solicitar a partir de los 55 años, si bien el incremento quedará en suspenso durante el período en que el trabajador obtenga un empleo.

+ Incapacidad permanente absoluta


La cuantía de la incapacidad permanente absoluta alcanzará el 100% de la base reguladora.

+ Gran invalidez


La pensión, atendiendo al grado de total o absoluta de la incapacidad del trabajador, se verá incrementada su cuantía con un complemento destinado a remunerar a la persona que atienda al gran inválido. El importe de dicho complemento será el resultado de sumar dos porcentajes: el 45% de la base mínima de cotización vigente en el momento del hecho causante (con lo que se establece un tratamiento igual para todos los sujetos en esta situación de necesidad sin diferencias en ordena al nivel de ingresos obtenidos previamente) y el 30% de la última base de cotización del trabajador correspondiente a la contingencia de la que derive la situación de incapacidad permanente. En todo caso, el citado complemento nunca podrá ser inferior al 45% de la pensión reconocida al trabajador (artículo 139 Ley General de la Seguridad Social).