jueves, 8 de enero de 2015

Noción y caracteres de la acción protectora de la Seguridad Social



La función esencial de un sistema de Seguridad Social es la de proteger a los ciudadanos frente a situaciones de necesidad, fundamentalmente de naturaleza económica; así lo indica el artículo 41 de la Constitución. Pero como es obvio, el ámbito protector dispensado por un sistema de Seguridad Social viene delimitado de forma ciertamente restrictiva en tanto que no abarca cualquier situación de necesidad en que puedan encontrarse los sujetos protegidos por dicho sistema ante eventuales excesos de gastos o defectos de ingresos, ni atiende a cualquier circunstancia que real o potencialmente atrajera consecuencias dañosas para aquéllos (riesgos sociales).

Pension y Seguridad Social

- Las situaciones protegidas o merecedoras de protección social


Razones variadas pero fundamentalmente financieras justifican que el legislador seleccione entre las distintas situaciones de necesidad a proteger. El resultado es la fijación legal de las que, en terminología de la Seguridad Social, se denominan situaciones protegidas; que no son otra cosa que las situaciones de necesidad que la ley ha establecido como merecedoras de protección social y frente a las cuales ha previsto formas de tutela en forma de prestaciones del sistema.

- Contingencias y correspondientes prestaciones: artículo 38 de la Ley General de la Seguridad Social 


En el artículo 38 de la Ley General de la Seguridad Social de forma un tanto confusa se establece un doble listado:

+ Alteración de la salud -> asistencia sanitaria.

+ Incapacidad temporal para el trabajo -> subsidio económico / asistencia sanitaria.

+ Riesgo durante el embarazo / lactancia -> subsidio económico / asistencia sanitaria.

+ Incapacidad permanente -> pensión contributiva y no contributiva, indemnización a tanto alzado.

+ Jubilación -> Pensión contributiva y no contributiva.

+ Desempleo -> Prestación por desempleo o subsidio.

+ Cargas familiares -> asignación por hijo a cargo contributiva y no contributiva

+ Concepto de contingencia


En el esquema de protección social, el primero de los conceptos es el de contingencia que se define como un acontecimiento más o menos hipotético o probable que cuando se realiza provoca un daño o situación de necesidad de naturaleza económica, noción, en cuanto probable semejante a la de riesgo. Por tanto, son acontecimientos posibles o probables que de producirse generan una situación de necesidad a proteger socialmente. Es decir, si ese acontecimiento probable se hace se realidad se dice que la contingencia se ha actualizado. Una vez que la contingencia se ha actualizado y se ha generado la situación de necesidad protegida, el sistema se dispone a proporcionar la prestación, pero para ello es necesario que se cumplan unos requisitos, como estar en alta y haber cotizado si hablamos de prestaciones contributivas; o carecer de recursos económicos de subsistencia si se trata de una prestación no contributiva.

+ ¿Cuándo surge el derecho a prestación?


El derecho a prestación surge cuando se produce el hecho causante y además se cumplen con los requisitos exigidos según el tipo de prestación. En este sentido el hecho causante se define como la concreción de una situación protegida en un determinado sujeto y en un determinado momento; lo que puede denominarse como la identificación subjetiva y temporal de la situación protegida. Por tanto el hecho causante es la especificación subjetiva y temporal que se lleva a cabo añadiendo a la contingencia una serie de requisitos legales de diversa índole sin cuya concurrencia no es posible obtener la prestación que corresponda.

+ La prestación: medidas técnicas o económicas


Finalmente la prestación es el objetivo fundamental de la Seguridad Social. No son más que medidas ya sean técnicas o económicas, es decir en metálico o en especie para prever, reparar o superar los estados de necesidad derivados de la actualización de ciertas contingencias.

+ Tipos de prestaciones según su finalidad


Las prestaciones pueden ser de dos tipos teniendo en cuenta su finalidad; pueden proporcionar una renta de sustitución (si bien ésta no siempre es plena por el mecanismo de los topes máximos) o pueden proporcionar una renta de subsistencia.