viernes, 9 de enero de 2015

Contingencias protegidas por la Seguridad Social. Estudio del accidente de trabajo y la enfermedad profesional



El hecho de dar relevancia a las causas que provocan que la contingencia se actualice supone establecer una diferencia entre situaciones de necesidad protegidas según lo originen un riesgo profesional o no.

Accidente de trabajo y Seguridad Social

Pues bien, las causas que hacen profesional una contingencia son dos: el accidente de trabajo y la enfermedad profesional; mientras que la causa será común si su causa es el accidente no laboral o la enfermedad común. Es obvio que esta diferenciación sólo puede aplicarse a algunas contingencias como la alteración de la salud, la incapacidad o la muerte/supervivencia, ya que sólo son ellas las situaciones de necesidad que pueden ser provocadas por un accidente de trabajo o enfermedad profesional.

Si bien es una tendencia cada vez mas acentuada la de suprimir las diferencias de protección entre situaciones de necesidad idénticas a causa del origen, profesional o no, de las mismas, algunas diferencias, a veces de importancia, permanecen aun. Se dispensa diferente protección para el extranjero extracomunitario irregular según la contingencia sea provocada por accidente o enfermedad profesional; además de otras como son la exigencia de alta o período de cotización previos; forma de cálculo de la prestación etc.

- El accidente de trabajo


+ Concepto de accidente de trabajo


Dejando al margen los antecedentes históricos, la regulación actual del accidente de trabajo se encuentra en la Ley General de la Seguridad Social, en su artículo 115. A tenor de su párrafo 1, se entiende por accidente de trabajo "toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que realice por cuenta ajena".

Una distinción fundamental en el sistema español es la diferenciación de trato en atención al origen profesional o no, de la contingencia, lo que determinará, por tanto, la diversificación. En este sentido es relevante distinguir entre los riesgos profesionales (accidente de trabajo y enfermedad profesional), riesgos comunes, y el accidente no laboral.

. Lesión corporal

El accidente es ante todo una lesión corporal, o sea, un daño sufrido por el cuerpo del accidentado. La palabra "lesión" sugiere la idea de la acción súbita y violenta de un agente exterior, y ese es, en efecto, el supuesto típico de accidente de trabajo. En cambio parece excluir el deterioro lento y progresivo del cuerpo del accidentado, que también traiga su causa de agentes exteriores, con lo que la enfermedad no tendría cabida en el concepto enunciado. Sin embargo, la jurisprudencia, ya desde 1903 incluye la enfermedad contraída en el ejercicio de una profesión determinada y que sea consecuencia de ese mismo ejercicio, es un accidente de trabajo. Esta línea jurisprudencial ha sido ampliamente confirmada con posterioridad, por lo que son, a todos los efectos, accidentes de trabajo:

* Las enfermedades propiamente profesionales, esto es, las derivadas de la naturaleza singular del medio en que el trabajador se halla, de las materias que maneja o de las herramientas o máquinas que utiliza en su trabajo. La protección especial para las enfermedades profesionales, que comienza en 1938, no viene a resolver un problema de calificación jurídica, sino a estructurar una protección especial para determinadas enfermedades profesionales, particularmente frecuentes en algunas industrias. Por ello, las enfermedades profesionales de protección específica resultan tuteladas como accidente de trabajo cuando ocurran en industrias a las que no se hayan impuesto la obligación de asegurar especialmente ese tipo de enfermedad profesional (artículos 115 y 116 de la Ley General de la Seguridad Social).

* Las enfermedades comunes en cuya etiología aparece en trabajo como causa determinante, esto es, como dice el artículo 115.2, e), la que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución del mismo. Las enfermedades cardiacas pueden ser incluidas aquel, según jurisprudencia reiteradísima.

* Las enfermedades o defectos parecidos con anterioridad por el trabajador, que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente (artículo 115.2, f). El hecho desencadenante tiene que ser, pues, un accidente de trabajo, una lesión o al menos un "esfuerzo violento" ocurrido en el trabajo.

* Las enfermedades intercurrentes, esto es, la que constituyen complicaciones derivadas del proceso patológico determinado por el mismo accidente (are. 115.2, g).

* Las enfermedades adquiridas por la influencia del medio en que se coloque el accidentado para conseguir su curación (115.2, g).

. Trabajo por cuenta ajena

La lesión tiene que padecerla un trabajador por cuenta ajena, conforme se desprende del artículo 115.1. Tenemos pues aquel una remisión implícita a la legislación laboral por lo que no nos vamos a detener en este punto.

. Conexión trabajo lesión

El principio general consiste en que la lesión debe ser sufrida por el trabajador con ocasión o por consecuencia del trabajador que ejecute. El disyuntivo "o" es muy importante al determinar una formula amplísima que lleva necesariamente a una interpretación extensiva del concepto de accidente, siempre que la lesión guarde una relación con el trabajo, cualquiera que sea su causa. De esta manera cabe incluir también en la noción de accidente de trabajo los causados por fuerza mayor no extraña al trabajo, no siendo fuerza mayor extraña al trabajo, los casos de insolación, rayo y otros fenómenos análogos de la naturaleza; son, por lo tanto, muy escasos los supuestos de sentencias que aprecian la excepción de fuerza mayor extraña, a la hora de calificar una accidente como de trabajo o no.

Junto a este principio general funciona una presunción, cual es la de que se estima, salvo prueba en contrario, que es accidente de trabajo el ocurrido durante el tiempo y en el lugar de trabajo; ello releva al accidentado, o a sus causahabientes, de la carga de la prueba. Esta presunción, además, es interpretada ampliamente por la jurisprudencia (por ejemplo, la consideración como accidente de trabajo de las enfermedades cardiacas ocurridas durante el tiempo y en el lugar de trabajo).

. Extensiones del concepto de accidente de trabajo

En tercer lugar, existen dos extensiones del concepto de accidente de trabajo.

La primera, realizada por la propia Ley General de la Seguridad Social artículo 115 -entiende por accidente de trabajo los accidentes in itinere, es decir, los que sufra el trabajador al ir o volver del lugar de trabajo. Nótese que no se trata de los desplazamientos que el trabajador haga en ejecución de su trabajo, que son puros accidente de trabajo y no in itinere. El carácter de accidente de trabajo de los accidentes in itinere había sido admitido reiteradamente por la jurisprudencia, con importantes precisiones respecto a si la ida debe hacerse desde, o la vuelta a, el domicilio del trabajador, señalando que lo importante es que el punto de llegada o salida sea el centro de trabajo; respecto a si las interrupciones en el trayecto modifican la calificación del accidente como accidente de trabajo; respecto al tipo de trayecto o itinerario o el medio de transporte utilizado, etc. La admisión de los accidentes in itinere como accidente de trabajo es enormemente importante, por el elevado número de los mismos y las consecuencias frecuentemente mortales de ellos.

La segunda extensión realizada por la jurisprudencia, es la que considera accidente de trabajo a los accidentes acaecidos en actividades marginales, de alguna forma relacionadas con el trabajo u organización del empresario al que los servicios se prestan: práctica de deportes, cursos de perfeccionamiento profesional, trayectos a los lugares en que se imparten, etc.

Finalmente, la Ley General de la Seguridad Social incorpora también una serie de aclaraciones al concepto de accidente de trabajo. Tales son: a) Son accidente de trabajo los acaecidos en acto de salvamento y en otros de naturaleza análoga que tengan conexión con el trabajo. Conexión que se considera existente si el trabajador actúa en cumplimiento de las órdenes del empresario o espontáneamente en interés del buen funcionamiento de la empresa. b) Son accidentes de trabajo aquellos en los que, junto a los extremos estudiados del mismo, medie la concurrencia de culpabilidad civil o criminal del empresario, de un tercero o de un compañero de trabajo del accidentado, a menos, lógicamente, que el hecho no guarde relación alguna con el trabajo. c) Por el contrario no son accidente de trabajo aquellos en los que medie dolo o la imprudencia temeraria del trabajador accidentado, salvo que se trate de la denominada imprudencia profesional, que es la que se produce como consecuencia del ejercicio habitual de un trabajo y se deriva de la confianza que este inspira.

Por último, existen supuestos que sin ser accidente de trabajo no obstante se asimilan al mismo, y gozan de la protección establecida para los accidentes de trabajo. Se trata de los accidentes que puede sufrir el trabajador con ocasión o por consecuencia del desempeño de cargos electivos de carácter sindical o de gobierno de las entidades gestoras de la Seguridad Social, así como los ocurridos al ir o al volver del lugar en que se ejerciten las funciones propias de dichos cargos artículo 115,2 b) ; de los accidentes que se produzcan durante el viaje de salida o de regreso de los emigrantes, en las operaciones realizadas por el Instituto Nacional de Emigración; también se incluyen en la protección por accidente de trabajo los que ocurran con ocasión o por consecuencia de la realización de prestaciones personales obligatorias, a que se refiere el artículo 1 del Estatuto de Trabajadores.

- La enfermedad profesional: concepto


El concepto de enfermedad profesional viene fijado en el artículo 116 de la Ley General de la Seguridad Social. En el se define la enfermedad profesional como "la contraída a consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena", siempre que este provocada por la acción de los elementos o sustancias y ocurra en las actividades que se especifiquen en un cuadro establecido en las normas de desarrollo. Enfermedad profesional son, pues, las listadas y siempre que ocurran en las actividades listadas correlativamente. Las restantes enfermedades profesionales son, en realidad, técnicamente accidentes de trabajo y quedan sometidas al régimen de estos.

- El accidente no laboral y la enfermedad común


Se trata de conceptos residuales en la medida que están definidos en negativo; será accidente no laboral el que no sea Accidente de Trabajo y enfermedad común la que no sea enfermedad profesional.

El accidente no laboral tiene un tratamiento privilegiado (no se exige periodo de cotización previo) en relación con la enfermedad común por ello es necesario saber diferenciarla de la enfermedad común. Al respecto ha de definirse éste como un accidente en sentido estricto, esto es debe tratarse de una acción súbita, violenta, y externa que provoque la lesión (la muerte por sobredosis también se entiende accidente no laboral).