jueves, 28 de noviembre de 2013

La no extensión de la protección a las trabajadoras embarazadas frente al despido en el período de prueba



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
El Tribunal Constitucional ha declarado que la figura de la protección reforzada que establece el Estatuto de los Trabajadores, y que dice que en caso de despido de trabajadoras en estado de embarazo no se puede extender a los casos en que exista el desistimiento empresarial durante el período de prueba. En otras palabras, si el estado de embarazo no es conocido por el empleador, llegará a ser causa de nulidad objetiva y no es aplicable en los casos de extinción del contrato en período de prueba en virtud de que ambas instituciones son de naturaleza diferente.

Proteccion trabajadoras embarazadas despido

El Tribunal Constitucional considera que “no cabe extender por analogía la protección dispensada para el despido en el artículo 55.5.b (*) LET, tal y como ha sido interpretada por las SSTC 92/2008 y 124/2009, a la resolución contractual en periodo de prueba, pues las diferencias sustanciales entre una y otra institución jurídica evidencian que el legislador se ha decantado conscientemente por limitar esa tutela reforzada del artículo 55.5.b (*) LET al caso del despido de la trabajadora embarazada, excluyendo su aplicación al supuesto de desistimiento empresarial durante el periodo de prueba”.

Mientras que en el despido (tanto disciplinario como por causas objetivas) la ley exige requisitos de forma (por escrito y con expresión de la causa) cuyo incumplimiento acarrea la ilicitud de la decisión extintiva, en cambio el desistimiento empresarial durante el periodo de prueba no queda sujeto a requisitos formales (pudiendo incluso ser verbal y sin exteriorización de la causa), pudiendo afirmarse que el periodo de prueba supone una clara atenuación del principio de prohibición de la libre extinción del contrato, si bien, como es obvio, esa facultad de desistimiento empresarial en el periodo de prueba (art. 14 LET) no es omnímoda para el empresario, pues en ningún caso podrá dar lugar a que se produzcan resultados inconstitucionales‟, explica la sentencia.

En resumen, el alto Tribunal estima que la extinción del contrato que se produzca durante el respectivo período de prueba estará viciada de nulidad si existe una vulneración de derechos fundamentales como es el caso del despido de la trabajadora en estado de embarazo como reacción del empresario.