jueves, 10 de octubre de 2013

Uso de las nuevas tecnologías en el ámbito empresarial



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Es más que sabido que las nuevas tecnologías se han enclaustrado de forma definitiva en lo atinente a las relaciones laborales. Esta integración gradual ha generado inconvenientes de todo orden para un ordenamiento jurídico laboral que encuentra su fundación, en cuanto a los aspectos generales, en el siglo pasado (mediados para ser exactos). Cantidad de asuntos que nunca pudieron haber sido imaginados en marzo de 1980 cuando se expidió el Estatuto de los Trabajadores. Infortunadamente, la legislación laboral en España no ha podido adaptarse a esta nueva situación a pesar de sus incontables reformas y contrarreformas.

Nuevas tecnologias y Derecho laboral

- La jurisprudencia y la adaptación del Derecho laboral a la realidad social


Por esta razón es que la jurisprudencia ha sido de gran relevancia toda vez que los altos jueces (Tribunales) han sido los llamados para sentar las bases necesarias para la adaptación del derecho laboral español a la nueva realidad social.

La opinión inicial de los tribunales en relación al uso privado de los ordenadores y obviamente de internet, en el ámbito empresarial, fue la de poner en la misma balanza este uso con el de los demás medios de producción, prohibiendo de forma general, su uso privado con fines diferentes a los de la empresa.

- Sentencias del Tribunal Supremo


La ya célebre sentencia expedida por el Tribunal Supremo 2l día 26 de septiembre de 2007 hizo alusión al tema, enfocándose en determinar si el artículo 18 del Estatuto de los Trabajadores, en cuanto a sus condiciones, que establecían un registro en los efectos personales del trabajador, su taquilla y obviamente su persona, podrían aplicarse también al uso que el trabajador hiciera de los ordenadores de la empresa. Esto plantea una fuerte discusión, por una parte el control empresarial y por la otra el derecho a la intimidad personal del trabajador.

Esta tesis fue asumida y aplicada por el Tribunal en sentencias proferidas con posterioridad, ampliando sus alcances en la sentencia del 6 de octubre de 2011 al afirmar que si se prohíbe completamente el uso de estas tecnologías en la empresa para fines privados o particulares, no se puede decir que el derecho a la intimidad opera en el uso de estos equipos, sea dentro o fuera del horario laboral.