martes, 8 de octubre de 2013

Sobre la imprudencia temeraria del trabajador



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La imprudencia temeraria puede ser definida como una infracción grave al deber de cuidado que requiere al mismo tiempo advertir el peligro además de asumir un comportamiento adecuado con el fin de evitar que el resultado se produzca; omitiéndose de esta forma las acciones peligrosas.

Imprudencia temeraria del trabajador y Derecho laboral

- ¿Qué entendemos por imprudencia temeraria?


En otras palabras, se trata de provocar un determinado riesgo que estaba evitando a través de un proceder caprichoso, frívolo, además de consciente del mismo, mostrando una actitud de desprecio a una previsión o prudencia mínima que se debe tener en estos casos.

- Obligaciones de los trabajadores para con la prevención de riesgos laborales


+ Ley de Prevención de Riesgos laborales


El artículo 29 de la ley de Prevención de Riesgos Laborales (Ley 31 de 1995), señala una serie de obligaciones que tienen en los trabajadores en cuanto a prevención de riesgos, las cuales se imponen bajo pena de una sanción disciplinaria, indicando que corresponde a los trabajadores vigilar, de acuerdo a sus posibilidades, y a través del cumplimiento de determinadas medidas de prevención , por su propia salud y seguridad en su ámbito o entorno de trabajo. En particular, se hace referencia al uso apropiado de máquinas, herramientas, aparatos, entre otros elementos, al igual que la utilización adecuado de todos los dispositivos de seguridad además de la obligación de informar sobre toda situación que pueda representar un eminente riesgo o peligro para la seguridad y salud de los trabajadores en general.

Por lo tanto, la imprudencia grave supone una ignorancia abrupta, grosera de estas obligaciones o deberes impuestos a los trabajadores en su lugar de trabajo. Por su parte, el concepto de temeridad, lleva implícita la carencia de incumplimiento de la empresa, demás que la conducta del trabajador sea causa determinante del accidente. Por tal razón, la concurrencia de la temeridad es un supuesto tanto especial como extremo, puesto que los deberes en materia de seguridad son de especial responsabilidad de la empresa o empresario.