lunes, 7 de octubre de 2013

La excedencia voluntaria y forzosa



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
El artículo 46 del Real Decreto Legislativo 1 de 1995, regula la excedencia, aprobando el texto inserto en la Ley del Estatuto de los Trabajadores, como producto o resultado de la suspensión del contrato de trabajo correspondiente.

Excedencia voluntaria forzosa

Esta normatividad realiza dos distinciones entre el concepto de excedencia voluntaria y el de excedencia forzosa, otorgando esta última la facultad al trabajador de mantener o conservar su puesto de trabajo y a que se le compute su antigüedad en la empresa, la cual se concede por la elección o la designación en un cargo público que no haga posible que asista al trabajo.

El trabajador que goce de una antigüedad de por lo menos un año, tiene la posibilidad de ser situado en excedencia voluntaria equivalente a un período no inferior a cuatro meses, no obstante, este período de tiempo, en ningún caso podrá ser superior a cinco años. Es pertinente recordar que este derecho a que son titulares los trabajadores, solo puede ejercerse una vez más por el propio trabajador una vez hayan pasado o transcurrido cuatro años luego de la finalización de la excedencia previamente otorgada.

Otro punto importante en relación al artículo en comento, es que estipula que los trabajadores tienen derecho de un período de excedencia no mayor a tres años para atender el cuidado de cada uno de sus hijos, tiempo que puede ser de forma fraccionada para su disfrute.

Asimismo, los trabajadores tienen derecho a recibir un período de excedencia no mayor a dos años (a menos que se establezca uno superior a través de negociación colectiva), en este período, los trabajadores pueden atender los cuidados de familiares hasta el segundo grado de afinidad o consanguinidad que no pueda valerse por sí mismo a raíz de accidente, discapacidad, edad o enfermedad y que además no desempeñe actividades retribuidas.

Imagen: Más humanos que los humanos