viernes, 22 de marzo de 2013

Proceso de elaboración del convenio colectivo



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

- Las partes


Tienen derecho a la negociación colectiva laboral los representantes de trabajadores y empresarios (art. 37.1 CE). Los arts. 87 y 88 ET concretan los requisitos de capacidad y legitimación.

Convenio colectivo

+ Capacidad


Para intervenir como sujeto en la negociación colectiva se requiere capacidad de obrar colectiva, la cual poseen, de una parte, los sindicatos y los representantes unitarios de los trabajadores (pero no los trabajadores por sí mismos); y de otra parte, los empresarios individuales en el caso de convenios empresariales y las asociaciones empresariales en el caso de convenios supraempresariales. Así, no tienen capacidad para negociar convenios colectivos los Colegios Profesionales ni las entidades asociativas constituidas al amparo de la legislación común de asociaciones.

+ Legitimación convencional inicial


De entre los capaces para intervenir en la negociación colectiva, sólo podrán hacerlo los que gocen de representatividad o implantación dentro de la unidad de negociación concreta en la que se pretenda actuar; es decir, los que gocen de legitimación convencional.

+ Determinación de la unidad de negociación


La unidad de negociación es el ámbito de aplicación al que se extiende la eficacia del convenio colectivo, y se determina en base al ámbito funcional (centro de trabajo, empresa, sector o rama de producción, etc.), territorial (localidad, provincia, CA, etc.) e incluso profesional (concreto grupo de trabajadores).

La negociación colectiva española se rige por el principio de libertad de elección de la unidad de negociación (83.1 ET), lo que implica la facultad de las partes negociadoras de desistir de una unidad de negociación ya establecida optando por una unidad de negociación distinta. No obstante, tanto la jurisprudencia, p.ej., se rechaza la facultad de elegir como unidad de negociación aquélla que comprende conjuntamente a personal funcionario o estatutario y a personal de régimen laboral, por razón de su distinto régimen jurídico y jurisdiccional; como determinadas reglas legales orientan o encauzan esta libertad de elección en relación con los convenios estatutarios (requisitos de legitimación convencional; regla general de concurrencia de convenios, que favorece el mantenimiento de las unidades de negociación ya existentes; inexigibilidad del deber de negociar cuando se trata de cambiar la unidad de negociación establecida).

+ Legitimación en los convenios colectivos empresariales


Están legitimados para negociar estos convenios, del lado de los trabajadores, los sindicatos y los representantes unitarios. En la negociación de cada convenio, habrá que determinar cuál va a ser, de estas dos representaciones, la de los trabajadores, pues no valen ambas a la vez. Para ello, se pondrán de acuerdo las representaciones sindicales y unitarias y, en caso de desacuerdo, el empresario podrá inclinarse por uno u otro interlocutor. En la práctica, la negociación en las pequeñas empresas la hacen las representaciones unitarias y en las grandes empresas o empresas con varios centros de trabajo la hacen las representaciones sindicales. Si se opta por la representación unitaria en una empresa con varios centros de trabajo, ocurre el problema de que habrá representación unitaria en cada uno de ellos. La solución es o bien otorgar legitimación al comité intercentros, o bien otorgar legitimación al conjunto de comités y delegados de personal de los distintos centros de trabajo.

De la parte del empresario, está legitimado para negociar los convenios de empresa el propio empresario, si bien generalmente lo hace por representación, otorgando poder a determinados directivos de la empresa.

+ Legitimación en los convenios colectivos supraempresariales


De la parte del empresario, están legitimadas las asociaciones empresariales de representatividad suficiente (remitirse a tema 6). Para la negociación de convenios de ámbito estatal, estarán legitimadas también las asociaciones empresariales de Comunidad Autónoma más representativas.

De parte de los trabajadores, están legitimados los sindicatos. Esto incluye los sindicatos de representatividad suficiente, mayor representatividad (tanto nacional como en una CA, en el ámbito de sus correspondientes territorios) y representatividad por irradiación. Los sindicatos de mayor representatividad de una CA podrán intervenir en la negociación de convenios colectivos de ámbito estatal (mayor representatividad de sindicatos autonómicos).

+ Legitimación en los convenios colectivos de grupos de empresas


El criterio establecido es que, salvo excepciones, el convenio de grupo de empresas sea negociado del lado de los trabajadores por parte de sindicatos suficientemente representativos (10% en el ámbito del grupo de empresas); y del lado de los empresarios, por el empresario mismo (suponiendo que el grupo tiene dirección única y por tanto no es necesaria la representación por asociación empresarial alguna).

+ Legitimación en los convenios colectivos de grupos de trabajadores


Los trabajadores deberán acordar expresamente, en asamblea, la designación de los representantes encargados de la negociación, que en este caso particular habrán de ser representaciones sindicales con implantación en el ámbito correspondiente.

+ Legitimación convencional plena


Las entidades expuestas antes están legitimadas para iniciar el proceso de negociación colectiva, pero no para deliberar y concluir tal proceso, esto es, no están legitimados para constituir la comisión negociadora. Para ello, se requiere en los sindicatos y asociaciones empresariales un porcentaje de representación más elevado respecto del conjunto de trabajadores y empresarios comprendidos en el ámbito propuesto del convenio: mayoría absoluta de la negociación dentro de los ámbitos (funcional, territorial, profesional en su caso) del convenio negociado. Este quórum se computa por referencia a un indicador de representatividad o implantación, que es:

• En el caso de los sindicatos:

o Convenios empresariales: los sindicatos deben sumar la mayoría de los miembros del comité.

o Convenios supraempresariales: los sindicatos deben haber obtenido en las elecciones sindicales la mayoría absoluta de los miembros de comités y delegados de personal de las empresas encuadradas en los ámbitos funcional y territorial de negociación del convenio.

• En el caso de las asociaciones empresariales: se exige la afiliación a las mismas de empresarios que ocupen a la mayoría de los trabajadores afectados por el convenio.

- Elaboración del convenio estatutario


Las reglas que a continuación se exponen son de derecho necesario absoluto, es decir, deben cumplirse todas para que la eficacia del convenio colectivo sea general.

+ Inicio de las negociaciones


Paso previo al inicio de las negociaciones es la elección de la unidad de negociación: puede mantenerse la ya existente, elegirse una nueva cuando no hay antecedentes de negociación en el ámbito correspondiente o cuando se quiere negociar en un ámbito distinto.

El inicio de las negociaciones comienza con la solicitud de negociaciones por una de las partes.

Dicha solicitud debe constar por escrito e incluir mención acerca de la calidad de representación o la representatividad que ostenta la parte solicitante, el ámbito del convenio y las materias que se proponen como objeto de la negociación. Una copia de esta solicitud debe remitirse para registro a la autoridad laboral. La parte destinataria de la solicitud de negociaciones está obligada a contestar a la misma en el plazo máximo de 1 mes a partir de su recepción. La respuesta será afirmativa si la parte destinataria está vinculada por el deber de negociar establecido por Ley como regla general. Las excepciones a este deber de negociar son la apreciación de causa legal o convencional que impida la negociación estatutaria, falta de legitimación de los solicitantes, falta de las mayorías exigidas, etc.; pero sobre todo no existirá deber de negociar cuando el convenio colectivo anterior aún esté en vigor.

+ Constitución de la comisión negociadora


Tras la contestación afirmativa a la solicitud de negociaciones, se constituye la comisión o mesa negociadora, cumpliendo los requisitos de legitimación convencional plena estudiados antes. El plazo para constituirla es, anómalamente, el mismo que el establecido para contestar a la solicitud. La comisión negociadora estará compuesta por un máximo de 12 miembros en los convenios empresariales y de 15 miembros en los convenios supraempresariales, pudiendo las partes decidir que se componga de un número menor. En la composición, habrá que estarse a la proporcionalidad entre la representatividad de cada sindicato o asociación empresarial, pues reducciones injustificadas pueden lesionar la libertad sindical. A la comisión negociadora puede unirse un presidente, si así se quiere y es nombrado de mutuo acuerdo; y también pueden unirse los asesores respectivos que se consideren convenientes. Tanto el presidente como los asesores tienen voz en las deliberaciones, pero no voto.

En el mismo momento de constituir la comisión negociadora, ambas partes podrán ya establecer un calendario o plan de negociación.

+ Deliberaciones y adopción de acuerdos


Cada sesión de negociación conllevará el levantamiento de un acta, en la que se consignará, si no existe presidente, los procedimientos a seguir para la moderación de las sesiones (pues si existe presidente, es éste quien modera). El acta deberá llevar la firma de un representante de cada parte y del secretario.

Las deliberaciones en el seno de la comisión negociadora deberán desarrollarse con arreglo al principio de buena fe. Esto implica los siguientes deberes genéricos: que en las deliberaciones exista un mínimo intercambio de ofertas y contraofertas, que se proporcione explicación de apoyo de las propuestas y de las negativas, que se guarde un comportamiento legal hacia la otra parte, etc. También implica que se eviten los engaños, intimidaciones, maquinaciones fraudulentas o actos violentos. Cuando se han producido actos de violencia en las personas o en las cosas durante las deliberaciones, quedará suspendida de inmediato la negociación en curso hasta la desaparición de tales actos.

Por regla general, los acuerdos alcanzados en el seno de la comisión negociadora requieren para su validez el voto favorable de la mayoría de cada una de las dos representaciones. En el supuesto particular de los convenios sectoriales de ámbito inferior que aspiren a prevalecer sobre los convenios sectoriales de ámbito superior, se exigen los requisitos de la legitimación convencional plena de los convenios supraempresariales.

En cualquier momento de las deliberaciones, las partes podrán acordar la intervención de un mediador de libre designación.

Una forma abreviada de deliberación de un convenio colectivo es el acuerdo de adhesión a un convenio ya en vigor. El acuerdo o convenio de adhesión es un convenio colectivo, cuya singularidad principal es precisamente la simplificación del objeto de discusión. Como todo convenio colectivo, se ha de presentar a la autoridad laboral para su tramitación oficial si quiere alcanzar eficacia general.

+ Requisitos formales del acuerdo alcanzado


El convenio se entiende concluido desde el acuerdo final que cierra las deliberaciones y que le da su origen; pero son necesarios otros requisitos para que tal convenio alcance eficacia general. En primer lugar, deberá tomar forma escrita en su totalidad. Además, se requiere la consignación en el convenio colectivo de una serie de cláusulas de encuadramiento y gestión del convenio:

a) Partes que lo conciertan.

b) Ámbito profesional o personal, funcional, territorial y temporal.

c) Cláusula de inaplicación a empresas en situación de dificultad, en los convenios supraempresariales.

d) Forma y condiciones de denuncia del convenio, y plazo de preaviso para dicha denuncia.

e) Comisión paritaria de las partes negociadoras para entender de cuantas cuestiones le sean atribuidas.

Obsérvese que, salvo la cláusula de inaplicación, la regulación no entra en el contenido de los pactos correspondientes, preservando así la libertad de las partes negociadoras.

+ Tramitación oficial del convenio concluido


El convenio debe presentarse ante la autoridad laboral para su registro y depósito. La autoridad laboral competente será la estatal, siempre que el ámbito territorial del convenio supere la circunscripción de una CA (criterio territorial) o bien siempre que la CA no haya asumido las competencias en ese ámbito (criterio material). La función del registro y depósito del convenio a cargo de la autoridad laboral tiene por finalidad el control de la legalidad de lo acordado y la protección de derechos e intereses de terceros; por tanto, si en este trámite la autoridad laboral apreciare infracción de ley o lesión grave del interés de terceros en alguna de sus cláusulas deberá dirigirse a la jurisdicción laboral para que se pronuncie sobre ello. Los representantes legales y sindicales de trabajadores y empresarios, así como terceros que apreciaren lesión en sus derechos e intereses, podrán también impugnar la legalidad del convenio colectivo.