viernes, 22 de marzo de 2013

Ley y actos del Gobierno con fuerza de ley



La Ley y los actos que revisten fuerza de Ley tienen un rango superior al Reglamento (art. 9.3 y 97 CE y 3.2 ET) y al convenio colectivo (art. 85.1 ET). Dentro de las Leyes, distinguimos 2 categorías:

• Ley Orgánica: se reserva para las materias de derechos fundamentales y libertades públicas, aprobación de Estatutos de Autonomía y régimen electoral general. Requiere la mayoría absoluta del Congreso de Diputados.

• Ley ordinaria: se utiliza para el resto de materias. Requiere la mayoría simple de ambas Cámaras.

Dentro de los actos del Gobierno que revisten fuerza de Ley, distinguimos también dos categorías:

• Decreto Ley (art. 86 CE): se dictan en caso de extraordinaria y urgente necesidad y no podrán afectar al ordenamiento de las instituciones básicas del Estado, a los derechos, deberes y libertades de los ciudadanos regulados en el Título I, al régimen de las CCAA ni al Derecho electoral general.

• Decreto Legislativo: se produce por delegación de las Cortes Generales, bien mediante Ley de bases (en cuyo caso el texto final recibe el nombre de Texto Articulado), bien mediante Ley ordinaria (en cuyo caso recibe el nombre de Texto Refundido).