viernes, 22 de marzo de 2013

Facilidades, garantías y deber de sigilo de los representantes



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Las facilidades son los medios dirigidos a apoyar la función representativa, mientras que las garantías están dirigidas a proteger la posición del representante como trabajador frente a posibles actuaciones del empresario. Tanto las facilidades y garantías como el deber de sigilo se otorgan a los representantes unitarios. No obstante, el artículo 10 de la Ley Orgánica de Libertad Sindical establece que los delegados sindicales, en el supuesto de que no formen parte del comité de empresa, tendrán las mismas garantías que las establecidas legalmente para los miembros de los comités de empresa en el artículo 68 del Estatuto de Trabajadores (expediente contradictorio para sanciones, prioridad de permanencia en la empresa, prohibición de sanciones por el ejercicio de la representación, libertad de expresión y comunicación, crédito de horas).

Representantes de trabajadores y Derecho laboral

- Facilidades de los representantes de los trabajadores


Las facilidades con que cuentan los representantes son:

+ Crédito de horas


Los delegados de personal y cada uno de los miembros del comité de empresa tienen derecho a disponer de un crédito de horas mensuales retribuidas para el ejercicio de sus funciones de representación, previo aviso y justificación al empresario. La escala del crédito de horas es la siguiente:

. Hasta 100 trabajadores → 15 horas mensuales.

. Entre 101 y 250 trabajadores → 20 horas mensuales.

. Entre 251 y 500 trabajadores → 30 horas mensuales.

. Entre 501 y 750 trabajadores → 35 horas mensuales.

. Más de 750 trabajadores → 40 horas mensuales.

El uso del crédito horario puede en ocasiones suponer que el representante pueda quedar liberado de su obligación de trabajo como trabajador para dedicarse a cumplir las tareas propias de su condición de representante; recibe entonces la denominación de “liberado”. Esto se da cuando, en convenio colectivo, se pacta la acumulación de horas de los distintos miembros del comité de empresa y, en su caso, de los delegados de personal, en uno o varios de sus componentes, sin rebasar el máximo total, pudiendo quedar relevado o relevados del trabajo, sin perjuicio de su remuneración.

+ Local para actividades


Los delegados de personal o del comité de empresa tendrán derecho a obtener del empresario, siempre que las características de la empresa o centro de trabajo lo permitan, un local adecuado en el que puedan desarrollar sus actividades y comunicarse con los trabajadores. Las secciones sindicales también tienen derecho, como vimos antes, a la utilización de un local, que podrá ser compartido entre ellas y el comité, o entre varias secciones sindicales, siempre que tal local sea adecuado.

+ Tablón de anuncios


Los comités de empresa y delegados de personal tendrán derecho a contar con uno o varios tablones de anuncios, al igual que las secciones sindicales, cuyo derecho ya expusimos antes. La utilización de las nuevas tecnologías en la empresa ha llevado a que los tablones de anuncios se sustituyan en muchos casos por páginas web o correo electrónico.

+ Libertad de expresión


Los representantes podrán expresar, de forma individual (delegados de personal) o colegiada (comités de empresa), con libertad sus opiniones en las materias concernientes a la esfera de su representación, pudiendo publicar y distribuir, sin perturbar el normal desenvolvimiento del trabajo, las publicaciones de interés laboral o social, comunicándolo a la empresa.

- Garantías de los representantes de los trabajadores


Las garantías son las siguientes:

+ Apertura de expediente contradictorio en el supuesto de sanciones por faltas graves o muy graves. En él serán oídos, aparte del interesado (representante en su condición de trabajador), el comité de empresa o restantes delegados de personal.

+ El representante no podrá ser despedido o sancionado durante el ejercicio de sus funciones y dentro del año siguiente a la expiración de su mandato

Salvo en el caso de que ésta se produzca por revocación o dimisión, siempre que el despido o sanción se base en la acción del trabajador en el ejercicio de su representación. Si el despido o sanción se basa en el incumplimiento del trabajador de sus obligaciones como tal, será posible y lícito. Si en el caso de despido prohibido, éste se realiza de todas formas, declarándose más tarde improcedente, la opción entre readmitir al trabajador en las mismas condiciones e indemnización de 45 días por año de servicio, que en principio se atribuye al empresario, corresponde en este caso al trabajador.

+ El representante no podrá ser discriminado en su promoción económica o profesional en razón del desempeño de la representación.

+ El representante goza de prioridad de permanencia en la empresa o centro de trabajo respecto de los demás trabajadores, en los supuestos de suspensión o extinción por causas tecnológicas o económicas (lo que se conoce como despido originado por expediente de regulación de empleo), y también en los supuestos de traslados y desplazamientos a otros centros de trabajo.

- Deber de sigilo de los delegados de personal y miembros del comité de empresa


Los delegados de personal y los miembros del comité de empresa tienen deber de guardar sigilo en relación con la información que, en legítimo y objetivo interés de la empresa o del centro de trabajo, les haya sido expresamente comunicada con carácter reservado; no pudiendo utilizar ningún tipo de documento entregado por la empresa fuera del estricto ámbito de aquélla ni para fines distintos de los que motivaron su entrega.

Este deber, en sentido negativo, libera al empresario de comunicar aquellas informaciones específicas relacionadas con secretos industriales, financieros o comerciales cuya divulgación pudiera, según criterios objetivos, obstaculizar el funcionamiento de la empresa o del centro de trabajo u ocasionar graves perjuicios en su estabilidad económica, salvo los datos que tengan relación con el volumen de empleo en la empresa, que sí deberá comunicar.

El deber de sigilo deben guardarlo los representantes incluso tras la expiración de su mandato e independientemente del lugar en que se encuentren.