viernes, 22 de marzo de 2013

Derecho a la libertad sindical: regulación, titulares y contenido



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Derecho a la libertad sindical está consagrado en el artículo 28.1 de la Constitución y desarrollado por la Ley Orgánica 11/1985, de 2 de agosto (LOLS), siendo supletoria la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del derecho de asociación.

Derecho a la libertad sindical

- Titularidad del Derecho a la libertad sindical


Son titulares de la libertad sindical los trabajadores asalariados (artículo 28.1 CE, artículo 1 LOLS), independientemente de su sector de actividad y de si su relación laboral es común o especial. Existen, no obstante, algunas particularidades en función de estos factores, que veremos más adelante. Los extranjeros que trabajen en España tendrán la libertad sindical sin limitación alguna, si bien el legislador podrá fijar las condiciones para su ejercicio en caso de que no tengan autorización de estancia o residencia.

También son titulares de la libertad sindical los que estén incursos en una relación de carácter administrativo o estatutario al servicio de las Administraciones Públicas, esto es, los funcionarios públicos y el personal asimilado. No obstante, la Ley determinará las particularidades del ejercicio de este derecho para adecuarlo a las particularidades de la función pública y, en general, a los principios, derechos e intereses que concurren en el funcionamiento de las distintas Administraciones Públicas. Esto significa la prohibición o la limitación de la libertad sindical en ciertos casos.

+ ¿Quiénes están excluidos para con la libertad sindical?


Así, están excluidos de la libertad sindical:

. Los miembros de las Fuerzas Armadas y de los Institutos Armados de carácter militar

Estos funcionarios no pueden constituir sindicatos ni tienen derecho de huelga, pero podrán constituir asociaciones con fines sociales, culturales, recreativos o incluso económicos, siempre que no desarrollen las actividades propias de la acción sindical.

. Los miembros de la Guardia Civil

Estos funcionarios, de igual manera, no pueden constituir sindicatos ni tienen derecho de huelga, pero podrán constituir asociaciones profesionales para la satisfacción de intereses sociales, económicos y profesionales, siempre que no desarrollen las actividades propias de la acción sindical.

+ Colectivos limitados en su ejercicio del Derecho a la libertad sindical


Por otra parte, están limitados en el ejercicio de la libertad sindical:

. Los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que no tengan carácter militar

Sólo podrán afiliarse a sindicatos que estén constituidos exclusivamente por miembros de dicho Cuerpo; los sindicatos que se constituyan no podrán ser de ámbito inferior al nacional; la federación con otros sindicatos deberá hacerse con aquéllos que estén constituidos exclusivamente por miembros del Cuerpo. Se les prohíbe la huelga.

. Los miembros de los Cuerpos de Policía dependientes de las Comunidades Autónomas y los del Cuerpo de Policía Local

Se reconoce la libertad sindical de estos grupos, pero su regulación se remite a la legislación autonómica y, en lo que le corresponda, a las normas de régimen local.

. El personal civil no funcionario de establecimientos militares

No podrá desarrollar la actividad sindical en el interior de dichos establecimientos, para preservar la neutralidad de las Fuerzas Armadas.

. Los altos cargos de la Administración

Los cargos directivos o de representación en el sindicato no podrán desempeñar simultáneamente en la Administración Pública cargos de libre designación con categoría de Director General o asimilado.

. Los funcionarios de las Cortes Generales

Los funcionarios de las Cortes Generales van a tener un régimen específico.

- Contenido del Derecho a la libertad sindical


La libertad sindical incluye el derecho de constitución de organizaciones sindicales, el derecho de afiliación y pertenencia a las mismas y el derecho a desarrollar la actividad sindical.

+ Derecho de constitución de organizaciones sindicales


El derecho de constitución de organizaciones sindicales supone la facultad de los trabajadores de crear las organizaciones que consideren más convenientes para la defensa de sus intereses, y el derecho de éstas a constituir federaciones o confederaciones sindicales. Para que la organización alcance personalidad jurídica y capacidad de obrar, los promotores de la misma deberán depositar sus estatutos en la oficina pública creada al efecto (Registro de carácter administrativo), adquiriendo tales cualidades una vez transcurridos 20 días hábiles desde el depósito. Este depósito de los estatutos tiene tres funciones: publicidad del acto de creación del sindicato, control de legalidad en su constitución y comprobación de su idoneidad para la actuación en el tráfico jurídico. Las fases del control de legalidad son dos:

1. Control formal. La oficina pública examinará el cumplimiento de las exigencias legales de forma y contenido, sin entrar en valoraciones de fondo; en su caso, se requerirá a los promotores para que en el plazo de 10 días procedan a la subsanación de defectos. Transcurrido este plazo, la oficina pública o bien hará públicos los estatutos (a través de su inserción en tablón de asunciones y su publicación en el boletín oficial correspondiente, con inclusión de los datos básicos del sindicato) o bien rechazar su depósito mediante resolución fundada en dicho incumplimiento.

2. Control material. Los tribunales, a instancia de autoridad pública o persona legitimada, realizarán un control de fondo.

La estructura y el funcionamiento interno de los sindicatos deben ajustarse a principios democráticos, es decir, los asociados deben poder participar en la conformación de los órganos de gobierno y en la adopción de decisiones trascendentales para la organización. Las consecuencias de esto son que la fundación, suspensión y extinción de los sindicatos se deben llevar a cabo por procedimientos democráticos, que los afiliados tienen derecho a elegir libremente a sus representantes dentro de cada sindicato, y que en los estatutos debe hacerse mención a los órganos de representación, gobierno y administración, a su funcionamiento, y al régimen de provisión electiva de los cargos del sindicato que habrán de ajustarse a principios democráticos.

+ Derecho de afiliación y pertenencia a organizaciones sindicales


El derecho de afiliación y pertenencia a las organizaciones sindicales permite al trabajador afiliarse al sindicato de su elección, así como el derecho del sindicato a integrarse en organizaciones complejas o de nivel superior. El derecho a afiliarse a cualquier sindicato supone:

. En su vertiente positiva (todos los trabajadores tienen derecho a formar parte de un sindicato): la nulidad de los pactos que condicionen el empleo o el disfrute de determinadas condiciones de trabajo a la no afiliación, bien sea en general, bien sea referida a un determinado sindicato.

. En su vertiente negativa (ningún trabajador puede ser obligado a pertenecer a un determinado sindicato): la nulidad de los pactos que condicionen el acceso al empleo o el mantenimiento en el mismo a la afiliación a un determinado sindicato (cláusulas de seguridad sindical o closed shop), incluso cuando el trabajador ocupa puestos de confianza o libre designación. La libertad sindical negativa no impide, sin embargo, otras reglas que tratan de favorecer la actividad del sindicato si bien no obligan a la afiliación: tales son el canon de negociación colectiva (los convenios colectivos podrán obligar a los trabajadores incluidos en su ámbito de aplicación a sufragar los gastos de gestión de los sindicatos representados en la comisión negociadora, siempre con conformidad previa del trabajador, expresada por escrito) y la cláusula de descuento o check off (el empresario se compromete a recaudar las cuotas sindicales y transferirlas después al sindicato, previa solicitud y conformidad del trabajador).

La afiliación depende en principio únicamente de la voluntad del individuo. No obstante, los estatutos del sindicato podrán imponer condiciones a la afiliación siempre que no sean contrarias a las leyes, abusivas o discriminatorias. Así, podrán exigir una mínima adaptación de las características profesionales del trabajador al ámbito funcional y territorial del sindicato, pero no condiciones ajenas al trabajo tales como la exclusión de extranjeros, por ejemplo. El sindicato sólo podrá rechazar la solicitud de afiliación en caso de no cumplirse las exigencias legales recogidas en los estatutos. El trabajador podrá en cualquier caso renunciar a la afiliación o separarse del sindicato.

Una vez afiliado, el trabajador adquiere un haz de derechos y deberes que se conoce como estatuto jurídico del afiliado. Así, tiene derecho a participar en la configuración del sindicato, en la elección y revocación de cargos, en el funcionamiento interno de la organización, y a utilizar en su caso las vías internas de reclamación contra los acuerdos del sindicato, revisables en vía jurisdiccional. Por otra parte, debe prestar obediencia al sindicato (respeto a los estatutos, acatamiento de decisiones y seguimiento de las acciones emprendidas por la organización –“disciplina sindical”-), abonar las cuotas y participar en el gobierno de la organización.

+ Derecho al desarrollo de la actividad sindical


El derecho a desarrollar la actividad sindical consiste:

. En el plano individual, en desarrollar acciones de defensa y promoción de intereses laborales, a participar en las actividades convocadas y promovidas por el sindicato, a opinar y difundir información sindical y a no ser discriminado, perjudicado o sancionado por dicha actividad.

. En el plano colectivo, en desplegar los medios de acción necesarios para que puedan cumplir las funciones que constitucionalmente les corresponden (negociación colectiva y conflicto colectivo).

Generalmente, la actividad sindical se dirige o bien a mejorar las condiciones de trabajo (acción profesional o estrictamente laboral) o bien a influir en los poderes públicos en materia económica o social (acción política o político-social).

- Financiación de los sindicatos


Los sindicatos se financian por:

+ Cuota de los afiliados


La cuota de los afiliados se suele fijar una cuantía fija o en proporción al salario o ingresos profesionales del cotizante. Se prevén diversos medios para garantizar el cobro de las cuotas:

. Cláusulas de descuento, ya explicadas anteriormente.

. Canon de negociación colectiva, ya explicado anteriormente.

. Las cuotas sindicales devengadas con posterioridad a la orden de embargo y las que aún permanecieran en manos de la empresa o del sujeto recaudador no podrán ser objeto de embargo.

+ Fondos públicos, con cargo a los presupuestos del Estado, de las Comunidades Autónomas o de Corporaciones Locales


Entre los fondos públicos, destaca la cesión de inmuebles pertenecientes al patrimonio público.

- Responsabilidad del sindicato


El sindicato será responsable por los acuerdos adoptados por sus órganos estatutarios en la esfera de sus respectivas competencias; estando excluida, pues, de responsabilidad en caso contrario.

El sindicato no será responsable por los actos individuales de sus afiliados, salvo que se pruebe que éstos actúan en el ejercicio regular de las funciones representativas o que actúan por cuenta del sindicato. En esta salvedad se incluyen también todos aquéllos que, aunque no sean afiliados, actúen por cuenta del sindicato o cumpliendo sus encargos.