viernes, 22 de marzo de 2013

Contratas y subcontratas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La contrata de obras y servicios es la forma jurídica por la cual una empresa “principal” (contratante) encarga a la “auxiliar” (contratista) una determinada actividad, mediante el fenómeno de la descentralización productiva.

Contratas subcontratas

La empresa principal es la que se encarga de la realización del conjunto de la obra y de su entrega al comprador que la ha contratado; mientras que la empresa auxiliar es la que se encarga únicamente de realizar una parte del producto final. Si la empresa auxiliar (contratista / subcontratante) encarga a su vez a otra empresa auxiliar (subcontratista) una determinada actividad, parte de la que a ella le ha sido encargada, estamos ante la figura de la subcontrata. De esta forma, la empresa auxiliar que recibe el primer encargo se denomina “empresa contratista”, mientras que las empresas auxiliares que reciben los sucesivos encargos se denominan “empresas subcontratistas”.

- Definición de contratas y subcontratas: artículo 42 del Estatuto de Trabajadores


La figura de las contratas y subcontratas, regulada en el artículo 42 del Estatuto de Trabajadores, se define como la contratación o subcontratación que supongan “la realización de obras o servicios correspondientes a la propia actividad” de la empresa principal. Por tanto, dicha figura consta de 3 elementos. La falta de uno de estos elementos supondrá que la figura no pueda considerarse englobada dentro del artículo 42 ET, suponiendo o bien una actividad ilícita relativa a la cesión ilegal de trabajadores (artículo 43 ET) o bien una unión temporal de empresas.

- Elementos de las contratas y subcontratas


Los tres elementos de las contratas y subcontratas son los siguientes:

+ Elemento subjetivo: la empresa real


Las contratas y subcontratas deben contar con dos individuos contratantes, el empresario principal y el empresario auxiliar o sucesivos empresarios auxiliares. Todos estos empresarios deben ser titulares de empresas que sean reales, es decir, no aparentes, lo que se aprecia en relación a los siguientes criterios orientativos, que no son excluyentes sino complementarios:

. La justificación técnica de la contrata. La contrata debe poseer una infraestructura o medios de producción mínimos y tener cierto poder de dirección sobre sus trabajadores, de forma que si éstos utilizan únicamente los instrumentos de producción y están bajo la exclusiva dirección de los mandos de la empresa principal, se entenderá que existe cesión ilegal de trabajadores.

. La autonomía de su objeto. La contrata debe ser capaz de realizar su actividad con independencia de la empresa principal.

. La aportación de medios de producción propios.

. El ejercicio de poderes empresariales.

. La realidad empresarial del contratista en relación con datos económicos (patrimonio, solvencia, etc.) que aseguren una estructura empresarial mínima.

+ Elemento negocial: el encargo


El encargo consiste en la realización de obras y servicios por parte de la empresa auxiliar para la empresa principal. El encargo debe ser concreto, es decir, de una determinada actividad que sirva para la elaboración del producto final de la empresa principal; y no un encargo general, esto es, se prohíben los encargos que consistan en la realización por la empresa auxiliar del producto final de la principal al completo.

+ Elemento objetivo: la relación entre el encargo y la actividad de la empresa


Se concreta en que el encargo que realiza la empresa auxiliar debe pertenecer a la propia actividad de la empresa principal. Para determinar qué encargos son relativos a la propia actividad de la empresa principal, existen 2 teorías utilizadas por la jurisprudencia:

. Teoría del ciclo productivo: son actividades propias de la empresa las operaciones que son inherentes a la producción de los bienes o los servicios que la empresa se propone colocar en el mercado o prestar al público. o Teoría de las actividades indispensables: son actividades propias de la empresa aquéllas que dicha empresa debe realizar de manera indispensable para desempeñar adecuadamente sus funciones.

La primera teoría excluiría actividades tales como los servicios de limpieza, mantenimiento o vigilancia; mientras que la segunda teoría podría incluirlas. Aunque la jurisprudencia ha utilizado ambas teorías a lo largo de su aplicación del Derecho, en general la primera teoría es la mayoritaria.

El empresario principal o contratista tiene una serie de obligaciones:

+ Deberes de comprobación: comprobar que los empresarios auxiliares están al corriente en el pago de las cuotas de la Seguridad Social


Para reforzar esta obligación, se establece el siguiente sistema de responsabilidad:

a. Si se vulnera este deber de comprobación, la responsabilidad solidaria del empresario principal y el auxiliar será general, sin limitación ni en tiempo ni en cuantía.

b. Si se ejercita este deber de comprobación, el empresario principal responderá solidariamente de las obligaciones de naturaleza salarial contraídas por los subcontratistas con sus trabajadores y de las referidas a la Seguridad Social, durante el período de vigencia de la contrata y el año siguiente a la terminación de su encargo, salvo que dicho empresario principal recabe certificación negativa por descubiertos en la Tesorería General de la Seguridad Social y ésta no libre dicha certificación en el término de 30 días improrrogables y en los términos que reglamentariamente se establezcan, en cuyo caso el empresario principal quedará exonerado de responsabilidad.

Se excluye la responsabilidad por los actos del contratista “cuando la actividad contratada se refiera exclusivamente a la construcción o reparación que pueda contratar un cabeza de familia respecto de su vivienda, así como cuando el propietario de la obra o industria no contrate su realización por razón de una actividad empresarial” (artículo 42.2 ET).

+ Deberes de información


o Los contratistas o subcontratistas deberán informar a sus trabajadores de la identidad de la empresa principal para la que están prestando servicios en cada momento. Esta información deberá entregarse por escrito antes del inicio de la respectiva prestación de servicios, incluyendo datos de identificación del empresario principal.

o Los contratistas o subcontratistas deberán informar a los representantes legales de sus trabajadores sobre la contrata, entre otros datos: objeto, duración, lugar, etc.

o El empresario principal deberá informar a los representantes legales de sus trabajadores sobre la contrata, entre otros datos: identificación del contratista; objeto, duración y lugar de la contrata; número de trabajadores del contratista ocupados en la empresa principal; existencia de un mismo centro de trabajo compartido; etc.

+ Deberes en materia de prevención de riesgos


El empresario principal deberá establecer los medios de coordinación que sean necesarios en cuanto a la protección y prevención de riesgos laborales y deberá informar sobre los mismos a los respectivos trabajadores (Real Decreto 171/2004, de 30 de enero).

Las contratas y subcontratas que se incluyan en el ámbito de aplicación del artículo 42 del Estatuto de Trabajadores tienen la característica de tener un régimen más beneficioso que las otras formas de colaboración empresarial (empresas de trabajo temporal, grupos de empresas, uniones temporales de empresas, etc.), sobre todo en relación al régimen de responsabilidad, ya explicado anteriormente.