viernes, 22 de marzo de 2013

Constitución y Derecho Laboral



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
La Constitución Española, al regular las fuentes de producción jurídica en materia laboral, presenta las siguientes características:

Atribución de competencia exclusiva al Estado para la legislación laboral (art. 149.1.2ª y 7ª CE). El término “legislación” se ha interpretado de forma abierta, incluyéndose tanto Leyes como Reglamentos. En cambio, el término “laboral” se ha interpretado de forma restrictiva, lo que permite que, si bien en principio las CCAA están excluidas de toda producción normativa y se centran sólo en la ejecución; puedan desempeñar competencias normativas en materias que no pertenecen al núcleo central de las relaciones de trabajo, pero que se encuentran en la órbita de las mismas. Además, nada impide que una Ley habilite a las CCAA para la regulación de determinados aspectos singulares de las relaciones de trabajo.

Previsión de un programa normativo en materia laboral, que debe ser desarrollado por las Cortes Generales. En respuesta a esta previsión, se han dictado las siguientes Leyes:

• Ley del Estatuto de los Trabajadores (art. 35.2 CE).

• Ley Orgánica reguladora de los Sindicatos (art. 28.1 CE).

• Ley Orgánica reguladora del derecho de huelga (art. 28.2 CE).

• Ley sobre el derecho a la negociación colectiva a la fuerza vinculante de los convenios (art. 37.1 CE).

• Ley sobre el derecho a adaptar medidas de conflicto colectivo (art. 37.2 CE).

Reserva de Ley en materia laboral en lo referente a la libertad sindical y el derecho de huelga, en cuanto son derechos fundamentales, que deberán desarrollarse por Ley Orgánica. La regulación de las condiciones de trabajo y empleo, en cambio, no se ve afectada por la reserva de Ley.

Los derechos laborales que se citan en la Constitución Española son los siguientes:

• Derechos colectivos:

o Constitución y funcionamiento de los sujetos sindicales (art. 7 y 28.1 CE).

o Derechos de conflicto (art. 28.2 y 37.2 CE).

o Derechos de negociación (art. 37.1 CE).

o Derechos de participación (art. 129.2 CE).

• Derechos individuales:

o Derechos de los trabajadores (art. 35.1, 27, 40.2 CE).

o Derechos de protección social de los trabajadores (art. 40.1, 41, 25.2, 39.1, 43.1, 50, 42 y 49 CE).

o Derechos de los empresarios (art. 38 CE).

• Derechos fundamentales de la persona en relación con el trabajo (art. 14, 20, 18.1, 21 CE).

No obstante, los derechos laborales constitucionalizados no gozan de la misma protección, sino que distinguimos 3 categorías:

• Derechos fundamentales y libertades públicas: Título I, Capítulo II, Sección 1ª (arts. 14 a 29 CE). Gozan de la protección del 53.1 CE.

• Derechos cívicos laborales: Título I, Capítulo II, Sección 2ª (arts. 30 a 38 CE). Gozan de la protección del 53.2 CE.

• Principios rectores de la política social y económica: Título I, Capítulo III (arts. 39 a 52 CE). Gozan de la protección del 53.3 CE.