viernes, 22 de marzo de 2013

Concurrencia conflictiva



Los supuestos de concurrencia conflictiva son aquéllos en que concurren dos normas en una situación tal que existe obligación de elegir entre ambas la norma aplicable, lo que origina un conflicto en el que hay que tener en cuenta ciertos principios para decidir.

La concurrencia conflictiva de normas es frecuente en los ámbitos de relaciones en los que la norma tiene una función de selección entre opciones de organización divergentes pero no opuestas en sus mandatos y en sus finalidades. Es, por esto, muy común en el Derecho del Trabajo.

En la concurrencia conflictiva existe imposibilidad efectiva de aplicación simultánea de dos preceptos de distintas fuentes, pero no una incompatibilidad total entre los mismos, que obligaría a la elección entre ellos con el criterio de la jerarquía normativa. La diferenciación entre los supuestos de concurrencia conflictiva y supuestos de incompatibilidad total de normas no es de apreciación fácil. Para ello, debemos distinguir entre “derecho necesario absoluto”, cuyo contenido preceptivo debe ser observado rigurosamente, y “derecho necesario relativo”, cuya aplicación puede ser excluida en determinadas circunstancias y determinadas condiciones. La concurrencia conflictiva de normas se da en este último campo y, por tanto, no se aboga en él por mecanismos que eliminen una de las normas del ordenamiento jurídico (derogación, anulación) como ocurre en el ámbito del derecho necesario absoluto, sino que se elige en base a un criterio que no afecta a la supervivencia de las normas en el sistema jurídico. Entre estos criterios, destacamos los siguientes:

Principio de especialidad. Según este principio, las normas de Derecho especial se aplicarán con preferencia sobre las normas de Derecho común que regulen la misma materia.

Principio de norma más favorable. Por este principio, se aplicará la norma que sea más favorable al trabajador (art. 3.3 ET, que lo recoge de forma general para las condiciones de trabajo).