viernes, 22 de marzo de 2013

Concepto de empresario en Derecho laboral



“Serán empresarios (o empleadores, pues ambos términos se utilizan indistintamente en el artículo 1.1 del Estatuto de los Trabajadores) todas las personas, físicas o jurídicas, o comunidades de bienes que reciban la prestación de servicios de las personas referidas en el apartado anterior” (artículo 1.2 del Estatuto de los Trabajadores), es decir, de los trabajadores asalariados. Este concepto de empresario en sentido laboral no tiene por qué coincidir con el concepto de empresario en sentido económico.

Empresario y Derecho laboral

El empresario, además de recibir la prestación de servicios de los trabajadores asalariados, ostenta los poderes de mando, decisión y gestión sobre los medios materiales de producción, sin que sea necesario que esos poderes se basen en un derecho de propiedad; trabaja por cuenta propia (percibe los frutos, o los beneficios, o asume los riesgos) y da las órdenes a los trabajadores con plena independencia. Por tanto, no podrá ser calificado como empresario quien carezca de tales facultades.

Se observa que a efectos del concepto de empresario no es relevante ni la titularidad del empresario (pública o privada), ni su forma jurídica (persona física, jurídica, comunidad de bienes), ni su inscripción o no en el Registro Mercantil, no el ánimo de lucro (pueden ser empresarios las ONG), etc. De todas formas, existen particularidades en función de estas características.

- Forma jurídica del empresario


El empresario puede ser una persona jurídica, al contrario del trabajador asalariado, que sólo puede ser una persona física por ser su prestación personal. La persona jurídica es representada por las personas físicas que actúan por ella, pero en ningún caso estas personas serán consideradas empresarios. El empresario puede ser también una comunidad de bienes, que se da “cuando la propiedad de una cosa o de un derecho pertenece pro indiviso a varias personas” (artículo 392 del Código Civil). Las comunidades de bienes no tienen una personalidad jurídica distinta de las personas físicas o jurídicas que la integran, pero el Derecho Laboral le otorga la condición de empresario a todos los efectos; salvo la responsabilidad para hacer frente a los efectos derivados del contrato, que se otorga a los comuneros de forma mancomunada.

- Titularidad pública o privada del empresario


El empresario puede ser público o privado. El empresario público puede ser o bien directamente la Administración Pública, o bien un Ente Instrumental creado por ella, en cuyo caso estamos ante las denominadas “empresas públicas”. En el caso de la AGE, existen dos modalidades: las Entidades Públicas Empresariales y las Sociedades mercantiles cuya totalidad o mayor parte de las acciones o participaciones están en poder de una Administración Pública. Las peculiaridades de este tipo de empresarios es que en principio se regulan por el Derecho Laboral, salvo algunos aspectos que se regulan por el Derecho Administrativo.

- Identificación del empresario en supuestos triangulares


En los supuestos en que el trabajador se relaciona con dos personas con ocasión de una relación laboral es difícil determinar quién es el empleador. El caso más claro es el de trabajadores cedidos a una empresa por otra de trabajo temporal, que veremos más adelante.