viernes, 22 de marzo de 2013

Clases de empresas en Derecho laboral



Junto al concepto de empresario que se ha explicado, existen otros tipos de organizaciones empresariales más complejas, que tienen el problema de la determinación de la responsabilidad. Veamos las más importantes.

Empresas y Derecho laboral

- Grupos de empresas


Los grupos de empresas, como su nombre indican, agrupan varias empresas (normalmente sociedades mercantiles diferenciadas) bajo una dirección económica unitaria, lo que supone que todas ellas actúan de forma coordinada, obedeciendo a una planificación común de recursos y a una política empresarial conjunta. El objetivo de estos grupos de empresas es muy variado, pero la característica esencial que constituye a todos ellos es que las empresas que los componen tienen personalidad jurídica individual y diferenciada de las otras. A grandes rasgos, hay dos modalidades diferenciadas:

+ Grupos en los que las empresas se encuentran en una relación jerárquica, sometidas a una empresa central o dominante.

+ Grupos en los que las empresas se encuentran situadas en el mismo plano, no existiendo entre ellas relación de dominación sino de coordinación.

La dificultad de considerar a los grupos de empresas como empresarios es que no son personas físicas ni jurídicas ni comunidades de bienes (artículo 1.2 del Estatuto de Trabajadores), si bien sí pueden constituir el ámbito de organización y dirección en el que el trabajador presta sus servicios (artículo 1.1 del Estatuto de Trabajadores). Por ello, por lo general la jurisprudencia no ha considerado a los grupos de empresas como empresarios unitarios, sino que ha optado por aplicar la regla de la responsabilidad solidaria entre ellos.

Un caso concreto de los grupos de empresas son las empresas multinacionales, en las que el centro de decisión o sociedad dominante se encuentra en país distinto de aquel o aquellos en los que desarrollan su actividad el resto de las empresas. En principio, cada una de las empresas de este grupo se rige por un ordenamiento laboral diferente, no existiendo actualmente normas que permitan la compatibilización. En el ámbito comunitario, se han regulado las “empresas de dimensión comunitaria”, las “sociedades anónimas europeas” y el desplazamiento a España de trabajadores por parte de empresas establecidas en otro Estado miembro de la Unión Europea.

- Formas de colaboración empresarial


A continuación estudiamos las formas de colaboración entre dos o más empresarios para la consecución de sus objetivos económicos. Las uniones temporales de empresas y las agrupaciones de interés económico tienen por objeto la creación de una entidad común; mientras que las concesiones, franquicias y factoring suponen colaboración sin la creación de entidad común alguna.

+ Unión Temporal de Empresas (UTE)


La UTE es el sistema de colaboración entre empresarios por tiempo cierto para el desarrollo o ejecución de una obra, servicio o suministro dentro o fuera de España. Sus miembros son empresarios individuales, sean personas físicas o jurídicas, que responden frente a terceros personal e ilimitadamente por los actos de la unión, de forma solidaria, pues ésta carece de personalidad jurídica.

Nota: la forma de colaboración empresarial más común y más adecuada para todos los supuestos (salvo que se den los requisitos para constituir contrata o subcontrata, en cuyo caso es más beneficioso constituir ésta por el régimen tan favorable de responsabilidad) es la UTE.

+ Agrupación de interés económico


La agrupación de interés económico es una sociedad de empresarios cuyo objeto puede ser cualquier actividad auxiliar vinculada a la de aquéllos, determinada con toda la amplitud que sea necesaria para el cumplimiento de sus fines pero sin que en ningún caso pueda sustituir la actividad propia de cada uno de los miembros. Esta agrupación posee personalidad jurídica y responde de los actos realizados en su nombre por sus administradores; en caso de falta de pago por parte de la agrupación y pasado un plazo, los socios responden solidariamente entre sí.

+ Concesión


La concesión supone que un empresario (concesionario) adquiera el derecho de revender en una zona geográfica los productos de una determinada marca que le suministra otro empresario (concedente), actuando el primero en nombre y por cuenta propia pero de conformidad con las condiciones fijadas por el segundo y bajo su supervisión.

+ Franquicia


La franquicia consiste en que un empresario (franquiciador) cede a otro (franquiciado), normalmente con pacto de exclusiva para determinada zona, el derecho a la explotación de un sistema propio de comercialización de productos o servicios, a cambio de una retribución en forma de canon. La cesión comprende la totalidad de los elementos característicos de la empresa cedente, conocidos y prestigiados en el mercado: marca, técnica de distribución, condiciones de venta, marketing, etc.

+ Factoring


El factoring consiste en que un empresario, productor de bienes o suministrador de servicios, transfiere a otro empresario especializado la gestión y el cobro de los créditos frente a su clientela resultantes de su actividad empresarial. Así, el empresario “factorado” concentra su actividad en la producción y venta, desplazando hacia la empresa “factora” la responsabilidad del cobro de los créditos y su eventual aseguramiento.